PRODENI

Ir a la Página principal

 

https://elpais.com/ccaa/2018/11/19/catalunya/1542663077_499169.html

 

El niño lector que siempre está ahí

Hao Yu tiene 12 años y consume cada día horas leyendo en la librería de la calle de Buenos Aires de Barcelona

Hao Yu, de 12 años, lee un libro en la librería +Bernat, en Barcelona.

Hao Yu, de 12 años, lee un libro en la librería +Bernat, en Barcelona. Carles Ribas

Barcelona 20 NOV 2018

Una tarde de agosto de 2017, aburrido de no hacer nada, Hao Yu entró en la librería +Bernat deBarcelona, se sentó en la que ahora dice que es su butaca, y empezó a leer. Un año y tres meses después, Hao Yu, de 12 años, sigue ocupando cada día su butaca para leer y leer: lo hace durante el parón del almuerzo en el colegio —de 13.30 a 14.30—y por la tarde —de 18.00 a 20.00—. En el barrio le conocen como El Chino de la +Bernat. Lo primero no es correcto, porque Hao Yu nació en Barcelona en 2006; lo segundo, sí: Montse Serrano, la librera, se ha convertido en una suerte de segunda madre.

"Yo no lo entiendo, no sé de dónde le sale. En casa no hemos leído mucho", dice Lili, la madre de Hao Yu, mientras recoge la terraza del bar que regenta con su marido en la calle de Buenos Aires, frente a la librería. El bar Bocinet es un local de quintos de cerveza, menú de mediodía y de tragaperras. Lo gestiona la familia Hao desde hace cuatro años, de los veinte que llevan en España. El verano de 2017, Hao Yu estaba harto de no hacer nada en el bar mientras sus padres faenaban y cuidaban de él y de su hermano pequeño. Hao Yu se fugó a +Bernat. Y entonces empezó a leer. "Es muy movido, en el colegio da problemas. Pero cuando lee, está tranquilo. De verdad, no lo entiendo", insiste Lili.

En dos ocasiones, Hao Yu ha detectado erratas en libros y se las ha hecho llegar a la editorial

La butaca de Hao Yu tiene una lámpara de pie y una mesita en la que deja los libros que tiene a medias: esta semana tiene pendiente de acabar El problema de los tres cuerpos, del genio de la ciencia ficción Cixin Liu. Si vuelve de la escuela y la butaca está ocupada, no para hasta que consigue echar al invasor. "Hay días que ha dejado un papel en el que escribe: 'Ocupado", explica Serrano.

Hao Yu no es un niño muy sociable. Para ser entrevistado por EL PAÍS, aceptó a cambio de lo que él considera un soborno de Montse Serrano: el último libro de Brandon Sanderson, otro autor debest sellers de ciencia ficción. Serrano tiene fotos de él devorando La transparencia del tiempo, de Leonardo Padura o partiéndose de risa con La extraordinaria familia Telemacus, de Daryl Gregory. También se han fotografiado con él escritores como Enrique Vila-Matas —un habitual de la librería—, Antonio Muñoz Molina o Ignacio Martínez de Pisón.

A Hao Yu parece que le traen sin cuidado quiénes son, él solo quiere que le dejen tranquilo leyendo en su butaca. Se queda absorto en un nivel de concentración admirable pese al trasiego a su alrededor. En dos ocasiones ha detectado erratas en libros y se las ha hecho llegar a la editorial. "A mí me gusta que esté aquí, y su madre me pide que le ayude", comenta Serrano: "Él nos echa una mano en días como Sant Jordi, o cuando hay que vender números de la cesta de Navidad. A veces atiende a clientes; aprendió él solo a utilizar la caja registradora. Pero eso es si quiere, porque es muy suyo. Pero ya es parte de nuestra vida, incluso los comerciales lo adoran, le traen ejemplares de regalo".

Al principio, Hao Yu también se presentaba en la +Bernat a primera hora de la mañana, antes de ir al colegio, cuando el personal de limpieza prepara lalibrería para la jornada que comienza, pero Serrano le dijo que aquello era demasiado: "Menudos sustos le daba a la chica de la limpieza. Se encontraba al niño, sentado, sin decirle ni pío". Hubo unos días en que apareció acompañado por su hermano pequeño. "Es que es un referente para su hermano", asegura Serrano, a lo que Hao Yu responde: "No, es que le habían castigado sin poder ver la televisión, y no sabía qué hacer". "Dicen que lo tengo muy mimado", admite Serrano. Él la oye y sonríe detrás de las páginas de Brendon Sanderson