PRODENI

Ir a la Página principal

 

"El centro fue denunciado también en 2017 por hechos similares", pues bien, si no llega a ser por lo excepcional de la grabadora en la mochila, ni de aquella denuncia ni de la de ahora se hubiera sabido absolutamente nada. Indefensión y desamparo generales a falta de grabadoras en las mochilas.

   
 

https://elpais.com/sociedad/2019/06/06/actualidad/1559836654_126523.html

 

Otra familia se suma a la querella contra un colegio de Dos Hermanas por el trato a los niños con autismo

El centro en el que unos padres grabaron el comportamiento de las docentes fue denunciado también en 2017 por hechos similares

Sevilla 6 JUN 2019

Fachada del CEIP Cervantes en Dos Hermanas (Sevilla).

Fachada del CEIP Cervantes en Dos Hermanas (Sevilla). PACO PUENTES

Otra familia se ha sumado este jueves a la querella interpuesta por unos padres contra tres docentes y la directora del colegio Cervantes de Dos Hermanas (Sevilla) por supuestos malos tratos a niños con trastorno autista. Estos padres colocaron una grabadora en la mochila de su hija y consiguieron unos audios que han animado a otros a sumarse a la denuncia.

En los audios se oye a las docentes gritar a la niña, comentar que "su cerebro estaba muy tocado" o compararla con el violador de las Ramblas de Barcelona . “Entonces até cabos, porque mi niño llevaba meses padeciendo ataques de ansiedad, estaba muy nervioso, me lloraba: 'no se pega, no se pega’, pensaba que era que le habían reñido porque él había pegado a alguien, pero es porque escuchaba a las profesoras chillarle eso a la otra niña”, explica con una voz angustiada, Laura G, madre de un niño de 10 años con trastorno del espectro autista, al que no lleva al colegio desde hace tres semanas cuando escuchó esas grabaciones.

“Me da coraje y rabia y me siento muy mal como madre por haber llevado a mi hijo a ese centro y con esas profesoras”. El niño está inscrito en el aula especial del colegio. Ella se va a sumar a la querella presentada contra las docentes por, supuestamente, mofarse y tratar de manera degradante a la menor. Esta mañana, ha presentado la reclamación ante la Consejería de Educación.

De los cinco alumnos que acuden al aula especial del Cervantes, solo uno ha asistido hoy al centro. El maltrato que las monitoras de la clase infringían a una de las niñas, desvelado gracias a las grabaciones, ha hecho desistir al resto de familiares de llevar a sus hijos al colegio. “Es muy probable que más padres se adhieran o presenten su denuncia de manera individual”, explica a este diario Antonio Guerrero, presidente de la Fundación que lleva su nombre y cuyos abogados están llevando el caso contra la escuela.

No es la primera vez que el Cervantes ha sido investigado por supuesto maltrato a los niños. En 2017, los padres de un alumno con discapacidad interpusieron una denuncia ante los juzgados contra una profesora de un aula ordinaria que, supuestamente, se burlaba de él. De acuerdo con la denuncia, a la que ha tenido acceso este diario, la docente “cantó en presencia de sus compañeros de clase un villancico mofándose de la higiene personal del niño al que, además, le tiró del pelo y empujó en varias ocasiones”. La familia también denunció ante Educación que su hijo estaba sufriendo un “continuo acoso escolar” por otros chavales de cursos superiores y que se le “arrinconaba” en la clase “porque al parecer le era más cómodo a la profesora que integrarlo”. Finalmente, la Junta archivó el caso porque consiguió cambiar al niño de colegio. “Ni se abrió expediente. La Administración llegó a un acuerdo con los padres y allí quedó todo”, asegura Guerrero. La querella también fue archivada y no se recurrió.

El hijo de Laura también ha padecido en los últimos meses crisis de ansiedad. Sus terapeutas que le atendían en casa le preguntaban si estaba habiendo cambios en el colegio. Como en el caso de la otra menor, ella también habló con la dirección del centro y las monitoras que, de igual modo, restaron importancia al asunto alegando que “estaba más nervioso, un poquito más rebelde”, explica. Tras acceder a las grabaciones, pudo comprobar que las educadoras habían sentado a todos los alumnos delante del ordenador poniéndoles programas infantiles, mientras ellas hablaban de sus vacaciones sin atender a los menores. “Cuando mi hijo hizo ademán de levantarse, casi dos horas después, le dijeron que no le habían dado permiso para hacerlo y que se volviera a sentar”, explica. “Mi niño lloraba en casa, y yo le creía, pero nunca puedes llegar a imaginarte que el trato de las profesoras podía llegar hasta ese límite”, dice.

Como en el caso de la niña cuyos padres han denunciado, el hijo de Laura lleva en el centro desde los cuatro años. “Casi todos los cursos han ido cambiando las tutoras y las monitoras. Eso lo he comentado a la dirección y a la Delegación porque esos cambios tan continuos no son buenos para los niños con autismo”, explica.

La importancia de denunciar

El presidente de la Fundación Antonio Guerrero, encargada de dar apoyo a familias de niños con capacidades especiales, alerta de la importancia de denunciar cualquier sospecha de maltrato de los profesores hacia estos menores en los centros escolares. “Son casos aislados, pero su denuncia es esencial”, afirma Guerrero, recordando el que se detectó hace unos meses en un colegio de Jerez de la Frontera (Cádiz), donde se descubrió que se les ponía cinta americana en la boca a varios niños con síndrome de asperger.

Esta mañana, el delegado de la Consejería de Educación en Sevilla, Joaquín Pérez Blanes, se ha reunido con la familia de la niña que denunció este miércoles, el jefe de sección, el inspector del centro y Antonio  Guerrero y han escuchado las seis horas de grabaciones. El servicio de inspección inició su investigación a mediados de mayo, cuando la Junta tuvo conocimiento del caso, pero hasta hoy no había podido tener acceso a las grabaciones. “Educación tiene un problema”, afirma Guerrero. “Yo llevo tres semanas con mi niño en casa, pero sus profesoras siguen dando clases”, se lamenta Laura.