PRODENI

Ir a la Página principal

 

Rebelión


Niños palestinos trabajan en las granjas de los asentamientos israelíes en Cisjordania


 
 
Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

A Palestinian child clambering in a date palm on an Israeli settlement farm - from cover of the HRW report 'Ripe for Abuse - Palestinian Child Labor in Israeli Agricultural Settlements in the West Bank'.

Niños palestinos tan jóvenes como de 11 años trabajan en las granjas de israelíes en la ocupada Cisjordania, afirma en una investigación el Observatorio por los Derechos Humanos. Mientras las compras de la UE a los “asentamientos” producen un valor de 300 millones de dólares por año, niños trabajadores indocumentados están expuestos a los pesticidas, reciben pagos muy por debajo del salario mínimo, no gozan de derechos laborales y trabajan largas horas en campos e invernaderos a altas temperaturas.

Las políticas de Israel, que violan sus obligaciones como potencia ocupante, empobrecen aún más a las familias palestinas, dejando a muchos padres con pocas alternativas en la búsqueda de trabajo en los asentamientos y, a menudo también envían a sus hijos a trabajar allí.

Cientos de niños palestinos trabajan en granjas de asentamientos israelíes en los territorios ocupados de Cisjordania, la mayoría se encuentra en el valle del Jordán.

Human Rights Watch (HRW) ha documentado los abusos de derechos humanos contra los niños palestinos tan jóvenes como de 11 años, que ganan alrededor de 19 dólares por un día completo de trabajo en la agricultura.

Muchos de esos niños abandonan la escuela y van a trabajar en condiciones que pueden ser peligrosas debido a los pesticidas, los equipos con los que trabajan y el calor extremo. Los niños que trabajan en los asentamientos israelíes levantan, limpian, y empacan espárragos, tomates, berenjenas, pimientos, cebollas y dátiles, entre otros cultivos.

Aquellos que entrevistamos dijeron que empiezan a trabajar a las 05:30 ó 6 de la madrugada y por lo general trabajan alrededor de 8 horas al día, seis o siete días a la semana. Durante los períodos pico de la cosecha, algunos niños reportaron trabajar hasta 12 horas al día, más de 60 horas a la semana, y describen la presión de los supervisores para seguir trabajando, y no tomar descansos.

Aunque el derecho internacional, así como la ley israelí y palestina, establece en 15 años la edad mínima para el empleo, muchos niños dijeron a los investigadores de HRW que empezaron a trabajar a los 13 o 14 años. Incluso los niños más pequeños trabajan a tiempo parcial y un niño entrevistado por Human Rights Watch dijo que trabajó junto con otro que tenía sólo 10 años.

La exposición a pesticidas y lesiones frecuentes

El trabajo que realizan los niños puede ser a la vez agotador y peligroso. Algunos niños que trabajan en las granjas de asentamiento describen vómitos, mareos y erupciones en la piel después de rociar pesticidas con poca protección.

Otros experimentaron dolor de cuerpo o entumecimiento por llevar los pesados envases de plaguicidas ​​en la espalda. Muchos sufrieron cortes por el uso de cuchillas afiladas para cortar cebollas, pimientos dulces y otros cultivos.

La maquinaria pesada también causa lesiones. Un niño dijo que vio a otro niño que estaba atrapado bajo un tractor que se dio la vuelta. Otro niño dijo que una máquina que fecha la clasificación le cercenó un dedo. Los niños corren el riesgo de caerse cuando suben a las escaleras para podar y recoger dátiles. Dos habían sido picados por escorpiones mientras trabajaba en los campos de los colonos.

Las temperaturas en los campos a menudo exceden los 40º C en verano y puede llegar hasta los 50º C en los invernaderos. Algunos niños describen náuseas y otros síntomas que indican que estaban expuestos a la insolación como resultado de trabajar a esas temperaturas extremas. Un chico nos dijo que se había desmayado varias veces mientras trabajaba en un invernadero caliente.

Ninguno de los niños entrevistados recibió atención de algún seguro médico o de la seguridad social y la mayoría de los que necesitaban tratamiento médico debido a las lesiones de trabajo o enfermedades dijeron que tenían que pagar sus propios gastos médicos y los costos de transporte a los hospitales palestinos.

Tres niños palestinos que se enfermaron o lesionaron durante el trabajo tuvieron que irse a su casa o al hospital sin recibir ningún pago por las horas que habían trabajado ese día, y mucho menos por el tiempo que tuvieron que dejar de trabajar.

Forzados a trabajos arduos por la pobreza extrema

Para investigar este informe, HRW entrevistó a 38 niños y a 12 adultos en comunidades palestinas en el valle del Jordán que dijeron que fueron empleados para trabajar en las granjas de asentamiento en la zona, así como maestros, directores y personal activo en esas comunidades, abogados laboralistas israelíes y palestinos, agentes para el bienestar y el desarrollo y abogados defensores de los derechos humanos.

Los niños son una minoría de los palestinos empleados en granjas de los asentamientos, pero la mayoría de los niños palestinos que trabajan en los asentamientos lo hacen en el sector agrícola. Todos los niños y adultos que entrevistamos dijeron que tomaron el trabajo debido a la falta de empleos alternativos.

Otro factor fue la desesperante situación económica que enfrentan sus familias -las condiciones impuestas por las políticas de Israel en toda la Cisjordania ocupada, incluyendo el valle del Jordán- que restringe severamente el acceso de los palestinos a la tierra, el agua, los insumos agrícolas, como fertilizantes, y su capacidad para el acceso al transporte de sus mercancías, son en gran parte responsables de esta situación.

Un joven de 18 años dijo que dejó la escuela en el grado 10 ya que, según explicó, "aunque te dan una educación, vas a terminar trabajando para los asentamientos". La gran mayoría de los niños que entrevistamos y trabajan en los asentamientos dijeron que habían abandonado la escuela. Los maestros y directores nos dijeron que los niños a menudo se retiran alrededor del 8º grado, o a los 14 años.

De los 33 niños que entrevistamos que estaban entonces trabajando a tiempo completo en los asentamientos agrícolas, 21 habían desertado de las escuelas en el 10º grado o antes; los otros 12 abandonaron la escuela secundaria en el 11º o 12º grado. Otros niños trabajaban a tiempo parcial sin dejar de asistir a la escuela, a menudo a expensas de sus estudios. "Es muy obvio ver que los niños van a trabajar en los asentamientos, ya que caen agotados en su clase", dijo un administrador de escuela.

Todos los niños entrevistados por Human Rights Watch dijeron que estaban trabajando para proporcionar dinero a sus familias. Cuando se les preguntó por qué eligieron trabajar, un intermediario palestino que suministra trabajadores palestinos a los colonos dijo a un trabajador de derechos humanos israelí: "Pregunta a [los niños] si tienen pan en la casa".

¡Devuélvannos nuestra tierra y el agua!

Los niños palestinos y adultos que trabajan en los asentamientos dijeron a Human Rights Watch que esperan que la comunidad internacional presione a Israel para poner fin a la agricultura de los asentamientos y se levanten las restricciones relacionadas con el uso de la tierra palestina, el acceso al agua, la libertad de movimiento y el acceso a los mercados.

Los palestinos quieren los que se les permita cultivar sus propias tierras y crear un entorno económico en el que puedan mantener a sus hijos para que permanezcan en la escuela y reciban una educación.

En algunos casos, los trabajadores palestinos dijeron que trabajaban en las tierras agrícolas que Israel, en violación del derecho internacional, confiscó a sus propios pueblos y asignó a los asentamientos.

La mayoría de los niños y los adultos viven en aldeas en el valle del Jordán. Algunos de los niños procedían de pueblos de otras partes de la Ribera Occidental, transferidos al valle del Jordán, y vivieron durante meses en hangares vacíos, trabajando en los asentamientos durante el día, con el fin de ahorrar en el costo y el tiempo necesario para viajar desde su casa.

Pagas muy por debajo del salario mínimo legal

Los niños que trabajan en los asentamientos agrícolas ganan salarios muy bajos. Todos los adultos y los niños palestinos a quienes el Observatorio por los Derechos Humanos entrevistó ganaban mucho menos del salario mínimo israelí, que era de 23 shekels (6.20 dólares) por hora para los adultos y entre 16 y 18 shekels (4.30 y 4.86 dólares) por hora para los niños en el momento en que se llevó a cabo la investigación para este informe.

La mayoría gana solamente 60 a 70 shekels por día (16 a 19 dólares) y algunos niños se llevaron a casa 50 shekels por día (13,50dólares) después de pagar el transporte de ida y vuelta a los asentamientos donde trabajan; la mayoría de los días de trabajo eran de 7 u 8 horas, excepto durante fechas pico de cosecha. (Nota: Las conversiones de divisas son a razón de 3,7 shekels israelíes por dólar).

Las órdenes militares emitidas por el comandante militar israelí en Cisjordania han establecido que la Ley de Salario Mínimo nacional de Israel es aplicable a los trabajadores palestinos en los asentamientos. Sin embargo muchos niños o bien no sabían que Israel tenía una ley de salario mínimo o suponían que la disponibilidad de la ley aplicable a los palestinos no llegaba a los trabajadores de los asentamientos.

Todos los niños entrevistados por el Observatorio por los Derechos Humanos dijeron que fueron empleados por medio de acuerdos no escritos con intermediarios palestinos que trabajan en nombre de los colonos israelíes.

La práctica de utilizar intermediarios palestinos para contratar obreros palestinos, incluidos niños, para los colonos israelíes significa que no existe un contrato de trabajo o cualquier otro documento que vincule directamente a los niños con el colono-empleador.

En la práctica, es muy difícil para los palestinos que trabajan en los asentamientos exigir sus derechos bajo la ley laboral israelí sin esa prueba de relación laboral. Según un intermediario palestino, a los trabajadores se les paga "en efectivo, [no tienen] nóminas, y no existen permisos [de trabajo], así que no hay rastro de papel para exigir indemnización por despido o cualquier otra cosa".

La mayoría de los conflictos laborales que los trabajadores palestinos y los intermediarios describieron a Human Rights Watch tenían que ver con la indemnización por despido, presumiblemente porque los trabajadores que exigen indemnización por despido ya han perdido sus puestos de trabajo y por lo tanto no tienen nada que perder y se permiten hacer reclamaciones legales a diferencia de los trabajadores que están empleados.

La ley de Salario Mínimo de Israel -aplicable, por legislación militar, a los trabajadores palestinos en los asentamientos- establece que los trabajadores no pueden renunciar a sus derechos a los salarios mínimos, pero ninguno de los niños palestinos o adultos entrevistados dijo que esperaban o habían exigido el pago de salarios mínimos. El intermediario palestino cree que si un trabajador pide a un colono-empleador un aumento de sueldo, "le disparan".

Violaciones del derecho internacional

Human Rights Watch descubrió muchos ejemplos de niños que trabajan en los asentamientos agrícolas israelíes en violación del derecho internacional, así como de la ley israelí y palestina.

Tanto Israel como Palestina forman parte del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y la Convención sobre los Derechos del Niño, que reconocen el derecho del niño a ser protegidos de la explotación económica y laboral ya que es probable que resulte peligroso o interfiera en la educación del niño.

Los comités de expertos que monitorean la implementación estados de estos y otros tratados de derechos humanos, como la Convención sobre los Derechos Civiles y Políticos, han llegado a la conclusión de que Israel está obligado a aplicar los convenios a los territorios que ocupa, incluyendo Cisjordania.

Además, Israel es parte de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que incluye los Convenios 138 y 182. En virtud de esos convenios, Israel ha firmado una edad mínima de empleo de 15 años (que permite "trabajo liviano" para los niños de 13 y 14 años) y acuerda prohibir trabajo peligroso para cualquier niño menor de 18 años. La ley israelí estipula que un niño puede ser empleado solamente como aprendiz durante el período de la escolaridad obligatoria (hasta el décimo grado en Israel).

A los niños de 14 años se les permite trabajar durante las vacaciones de verano, pero sólo en lugares relativamente poco exigentes y no peligrosos para su salud. Las autoridades israelíes aplican las leyes nacionales a los niños israelíes en los asentamientos, incluyendo la legislación laboral y las leyes de educación que conforman la educación básica obligatoria y gratuita.

La legislación laboral israelí aplica, pero nunca se hace cumplir

Los tribunales laborales israelíes y la Corte Suprema del país han declarado sistemáticamente que las protecciones del derecho laboral israelíes se extienden a los trabajadores palestinos en los asentamientos. Las órdenes militares israelíes han incorporado algunas leyes laborales nacionales, incluyendo las leyes de salario mínimo y de los trabajadores extranjeros, que Israel aplica a los palestinos que trabajan en los asentamientos en la Cisjordania ocupada.

Sin embargo, las autoridades israelíes no han logrado hacer cumplir estas leyes y no han realizado una sola inspección de las condiciones de trabajo en los asentamientos agrícolas en el año 2013 y pocas o ninguna en los últimos años, por lo menos desde 2010. Ninguno de los niños palestinos que trabajan en agricultura en los asentamientos y a los que entrevistamos había hablado jamás con un inspector de trabajo israelí.

Según los funcionarios israelíes, la falta de aplicación es el resultado de una falta de responsabilidad claramente asignada entre el ministerio de Economía israelí y la administración civil, que es una rama de las fuerzas armadas. Los funcionarios israelíes han dado excusas similares durante años. En realidad Israel ha hecho la vista gorda a las violaciones de las leyes laborales israelíes en lo que respecta a los trabajadores palestinos en el sector agrícola de los asentamientos.

Como este informe describe, las leyes internas de Israel sobre los niños y el trabajo en general reflejan sus obligaciones internacionales y las autoridades israelíes han reconocido en parte la responsabilidad de hacer cumplir sus protecciones para el beneficio de los palestinos que trabajan en los asentamientos, pero fallan constantemente en hacerlo.

¡La solución es desmontar y retirar los asentamientos ilegales!

Sin embargo no llamamos a Israel a extender su ordenamiento jurídico interno, incluidas las protecciones de los derechos de los trabajadores en territorio ocupado.

El derecho internacional de la ocupación beligerante, aplicable a Cisjordania hoy, prohíbe a Israel como potencia ocupante impartir la ampliación de la jurisdicción de sus leyes internas a Palestina como si fuera soberano.

Israel ha aplicado ilegalmente las leyes nacionales en territorio ocupado en beneficio de los colonos israelíes, como por ejemplo las leyes sobre la creación de empresas. Los asentamientos civiles israelíes en la ocupada Cisjordania dependen de sus políticas ilegales de transferencia de su población civil dentro del territorio ocupado para apropiarse de la tierra y otros recursos del lugar para los asentamientos.

Israel está obligado a desmantelar los asentamientos y también a prevenir los abusos contra los palestinos que trabajan en los asentamientos, a pesar de que al hacerlo no mitigaría la ilegalidad de los propios asentamientos.

La ley palestina establece 10 años de enseñanza primaria obligatoria y gratuita para los niños, prohíbe el empleo de menores de 15 años y el empleo de niños de 15 a 18 años en trabajos peligrosos -como el uso de pesticidas y el transporte de cargas pesadas- Sin embargo las autoridades palestinas carecen de la autoridad y la capacidad para hacer cumplir estas leyes, ya sea en los asentamientos o en la mayoría de las comunidades palestinas rurales del valle del Jordán donde viven los niños, las cuales caen bajo la jurisdicción y el control exclusivo de Israel.

En unos pocos casos, las autoridades palestinas han detenido a intermediarios palestinos mientras estaban viajando a través de las áreas que se encuentran bajo jurisdicción palestina y fueron procesados ​​por la contratación de niños para trabajar en los asentamientos y otras violaciones del derecho laboral.

La agricultura de los asentamientos en expansión mientras se restringen las políticas palestinas

Otro factor que subyace en los abusos de los niños palestinos en los asentamientos son las políticas de Israel que restringen severamente la actividad económica palestina tradicional en el Valle del Jordán -la agricultura - mientras apoya la agricultura de los asentamientos.

Una orden militar israelí revocó el rol de los palestinos en la planificación y zonificación en el 61% de Cisjordania bajo exclusivo control israelí, incluyendo la mayor parte del valle del Jordán al tiempo que los colonos disfrutan de un régimen de zonificación preferencial diferente y están representados en los órganos de planificación (Alrededor del 30% de la superficie de las tierras de la Ribera Occidental se encuentra en las zonas del valle del Jordán y el mar Muerto).

Alrededor de 80.000 palestinos viven en el valle del Jordán, que son casi el 90% de su población, pero las restricciones israelíes a su circulación determinan que más del 94% del valle del Jordán está fuera de los límites de uso de la tierra palestina.

En cambio Israel ha asignado alrededor del 86% de la tierra del valle del Jordán a la jurisdicción de los consejos regionales de los asentamientos, que se ocupan de los intereses de los 9.500 colonos que residen en el valle.

Un grupo israelí crítico del uso de la tierra por los asentamientos israelíes en Cisjordania, Kerem Navot, documentó que, incluso después de que Israel hubo asignado grandes extensiones de tierra a los asentamientos agrícolas en el valle del Jordán, en las décadas de 1970 y 1980, la cantidad de tierra cultivada por los asentamientos creció un 16% desde 1997 hasta 2012.

Los palestinos obligados a comprar su propia agua y pagar el alquiler de su propia tierra

Mientras tanto algunos palestinos del valle del Jordán pagan un alquiler a los colonos por el uso de las tierras agrícolas de las que Israel se apropió sin indemnización y transfiere a los asentamientos de forma gratuita.

La cantidad de agua suministrada a los colonos israelíes en el valle del Jordán por los pozos israelíes de allí administrados por la compañía nacional de agua de Israel es una cuarta parte del suministro de agua de toda la población palestina de Cisjordania. El Banco Mundial informó en 2013 de que las restricciones israelíes a los palestinos para regar las tierras agrícolas y para exportar cultivos cuestan a la economía palestina 704 millones de dólares al año y que en el año 2013 el sector de la agricultura palestina en Cisjordania empleó a menos personas y generó menos ingresos que 15 años atrás.

De acuerdo con datos del Banco Mundial, las tasas de pobreza en las localidades palestinas en el valle del Jordán están entre laos más altos de la Ribera Occidental, entre el 28,2 y 33,5%.

Las restricciones israelíes sobre uso de la tierra palestina, la libertad de movimiento y el acceso a los mercados, han generado el desempleo y la pobreza en el valle del Jordán y el resto de la Cisjordania ocupada, dejando pocas opciones a cientos de familias palestinas que se ven obligadas a enviar a sus hijos a trabajar en las fincas de los asentamientos ilegales donde también trabajan muchos padres.

Sabiendo que las familias dependen del trabajo, los colonos empleadores israelíes explotan a los trabajadores palestinos, incluidos los niños, mientras Israel hace la vista gorda.

Los asentamientos agrícolas israelíes se benefician de los abusos laborales que mantienen los costos laborales bajos. Además los asentamientos se benefician de las políticas de planificación y zonificación israelíes en Cisjordania. Por ejemplo, Israel se ha apropiado de la tierra y el agua de los palestinos y transfiere estos activos a los colonos israelíes, otorgando a los colonos las subvenciones que niega a los palestinos e implementando restricciones a los movimientos que dificultan o impiden a los agricultores palestinos el acceso a los mercados.

Estas políticas, que violan las obligaciones de Israel como potencia ocupante de respetar los derechos de las personas protegidas en territorio ocupado y prohíbe que se transfiera a sus propios civiles-ocupantes, trae más empobrecimiento a las familias palestinas, dejando a muchos padres la única alternativa de buscar trabajo en los asentamientos y a menudo enviar a sus hijos a trabajar allí.

De conformidad con sus obligaciones como potencia ocupante en Cisjordania, Israel debe desmantelar los asentamientos, limitar su uso de la tierra, el agua y otros recursos en el territorio ocupado a lo estrictamente necesario para fines militares, y debe levantar las restricciones ilegales de acceso de los palestinos a esos recursos naturales.

Niños trabajadores palestinos en la agricultura de los asentamientos

El Gobierno israelí no dispone de cifras de los niños palestinos que trabajan en los asentamientos; ninguno de los niños tiene contratos escritos, permisos de trabajo oficiales u otros tipos de documentación.

La Oficina Central de Estadística de la Autoridad Palestina no ha informado sobre el número de niños que trabajan en los asentamientos agrícolas israelíes; se deben buscar los datos del trabajo infantil en los asentamientos durante una encuesta sobre trabajo infantil prevista para 2015.

La OIT ha declarado que apoyará a la nombrada Oficina en su encuesta planificada; véase OIT, Programa reforzado de cooperación técnica para los territorios árabes ocupados, 23 de septiembre de 2014, párrafo 15.

Una organización humanitaria sin fines de lucro que trabaja en Cisjordania en las comunidades palestinas en el valle del Jordán, el Centro para el Desarrollo Ma'an, estima que durante la temporada de verano -cuando la mayoría de los cultivos necesitan cosecha y los niños están en receso escolar- hasta 1000 niños palestinos trabajan en los asentamientos agrícolas israelíes.

Los niños palestinos constituyen aparentemente una minoría de los trabajadores palestinos en los asentamientos agrícolas israelíes, pero ese sector, no obstante, parece particularmente susceptible a la contratación de niños palestinos, porque la mayoría de los trabajadores agrícolas no tienen documentación. Los palestinos que trabajan en los asentamientos en otros sectores, como la fabricación o construcción, por lo general trabajan en los propios asentamientos.

Para poder entrar en un acuerdo de trabajo o cualquier otra razón social, los palestinos deben obtener permisos oficiales israelíes. Los colonos-empleadores apelan a los militares israelíes para estos permisos en nombre de sus empleados palestinos, a quienes los militares mantienen bajo control en nombre de la seguridad; entre otras informaciones está la lista de los permisos para los trabajadores, edades y los empleadores de los palestinos.

El ejército israelí declaró en 2013 que no emite permisos de trabajo a los niños palestinos menores de 18 años. Ver Dalia Hatuqa, 'Niños palestinos trabajan en los asentamientos israelíes, Al Jazeera 6 de julio de 2013.

Evadir responsabilidades legales

Por el contrario, todos los niños y los adultos que trabajan en la agricultura de los asentamientos y a quienes el Observatorio por los Derechos Humanos entrevistó, dijeron que trabajan en los invernaderos y campos en terrenos ubicados fuera de las puertas del asentamiento, en consonancia con los informes de los grupos de derechos de Israel y Palestina.

Los colonos-empleadores son así capaces de emplear a los palestinos sin obtener los permisos militares, que podrían utilizarse en los tribunales laborales israelíes como evidencia de violaciones de las leyes laborales israelíes.

No inscribir a los empleados palestinos ante la autoridad israelí, sirve a los intereses de los colonos-empleadores para mantener bajos los costos de mano de obra, a diferencia de los empleados israelíes, que están registrados. La falta de registro de los empleados hace que sea más fácil evitar el requisito legal israelí de pagar a los palestinos el salario mínimo y otros beneficios.

Los asentamientos agrícolas también emplean a ciudadanos israelíes, pero en la medida en que hemos sido capaces de determinar, no ha habido quejas de los empleados israelíes en los asentamientos agrícolas que indican que sufren las prácticas abusivas generalizadas similares a los que se enfrentan los trabajadores palestinos, o que niños israelíes sean empleados en violación de las leyes laborales israelíes o trabajen en puestos de trabajo similares a los niños palestinos.

Desobediencia a las leyes laborales

Todos los trabajadores palestinos que entrevistamos dijeron que los colonos los contrataron a través de intermediarios palestinos que se encargan de suministrar trabajadores agrícolas y pagarles en efectivo.

Ninguno de los 50 palestinos -incluyendo 38 niños- seleccionados para la entrevista durante las visitas a las comunidades palestinas en el valle del Jordán, que dijeron que fueron empleados en los asentamientos agrícolas de la zona, recibió contratos, nóminas, permisos o cualesquiera otros documentos exigidos por la ley de Israel.

Tales documentos proporcionarían pruebas que vinculan a los trabajadores con el empresario ciudadano israelí para quien trabajan. Sin ellos es extremadamente difícil para los palestinos que trabajan en los asentamientos exigir sus derechos y que les sean aplicables las leyes laborales israelíes, incluyendo la ley del salario mínimo.

Algunos trabajadores palestinos, a menudo con la ayuda del grupo de derechos humanos israelíes que presentó el caso ante la Corte Suprema -Kav LaOved (Línea Directa de los Trabajadores)- han demandado a los colonos israelíes, por lo general para obtener la indemnización legal cuando fueron despedidos.

Temerosos de impulsar reclamos legítimos por temor a la “lista negra”

Sin embargo, son raros los casos en los que los trabajadores palestinos han impulsado sus casos en la Corte. Incluso en los casos en que los trabajadores palestinos pueden presentar pruebas que documentan sus reclamos, muchos llegan a un acuerdo con su antiguo colono-empleador y reciben menos de lo que alegan que se les debe.

Varios trabajadores palestinos nos dijeron que tenían miedo de reclamar sus derechos, porque eran conscientes de los casos de los trabajadores palestinos que demandaron con éxito sus empleadores, exigiendo sus derechos legales, sólo para descubrir que luego su empleador advirtió a los otros colonos de no contratarlos a ellos ni a sus hijos.

Un hombre palestino dijo que sabía que después de que dos trabajadores hubieran ganado casos judiciales contra los colonos empleadores, "nadie los contrataría", tampoco a sus hijos; otro trabajador agrícola dijo que accedió a recibir menos indemnización de lo que se le debía según la ley por despido de su empleador por temor a que él o sus hijos aparecieran en la "lista negra" de trabajadores de los asentamientos.

La Organización Internacional del Trabajo, los grupos israelíes y palestinos de derechos humanos también han informado de la "lista negra" de los trabajadores palestinos que reclaman sus derechos ante los tribunales confeccionada por los colonos.

Tercer Estado y responsabilidades empresariales

Otros estados y organizaciones multilaterales han criticado las políticas ilegales de Israel en el valle del Jordán, pero sin efecto aparente. Por ejemplo la Organización Internacional del Trabajo ha expresado reiteradamente su preocupación por los abusos a los niños trabajadores palestinos en el sector agrícola de los asentamientos y la falta de inspecciones del trabajo, pero esto no ha promovido mejoras.

Israel continuó frustrando los esfuerzos de los organismos humanitarios financiados internacionalmente para ayudar a los palestinos en la zona y emitió órdenes de demolición u órdenes para detener las obras de construcción de 39 escuelas palestinas para 4.500 estudiantes en las zonas de Cisjordania bajo su control exclusivo a partir de 2013.

En agosto de 2013, por ejemplo, las fuerzas israelíes arrastraron a un diplomático francés fuera de un camión que transportaba alojamientos de emergencia destinados a una comunidad del valle del Jordán que Israel había arrasado, arrojaron granadas “de explosión” no letales a otros diplomáticos y periodistas y confiscaron la mercancía de los transportes.

La confiscación del ejército israelí y la destrucción de la asistencia humanitaria en el valle del Jordán se hicieron tan extensas que en 2014 el Comité Internacional de la Cruz Roja decidió dejar de prestar refugios de emergencia a las víctimas palestinas de las demoliciones en esa zona.

Mientras tanto los países extranjeros que mantienen relaciones comerciales con los asentamientos israelíes han ayudado a sostener las empresas de los asentamientos, socavando así los esfuerzos humanitarios de esos gobiernos, así como las políticas de apoyo a los palestinos y la economía palestina.

Algunos estados europeos se encuentran entre los principales donantes de ayuda humanitaria a los palestinos en el valle del Jordán, aún en 2012, la última fecha de la que se dispone de cifras.

Los países europeos importaron bienes y productos de los asentamientos israelíes en Cisjordania estimados en un valor de 15 veces más de los bienes que importan de los palestinos en Cisjordania y Gaza.

La UE importa 300 millones de dólares por año en productos de los asentamientos

La base de datos de la UE y las cifras israelíes provistas por el Banco Mundial, a partir de 2012 indica que la UE importó un estimado de 300 millones de dólares de los asentamientos y 19,6 millones de dólares de Cisjordania y Gaza. Por citas, consultar la Federación Internacional de Derechos Humanos y otros, Comerciando la Paz: Cómo Europa ayuda a mantener los asentamientos ilegales israelíes (2012), p. 6, notas 8 y 9.

Israel controla todas las exportaciones del territorio palestino y exige de manera efectiva que la mayoría de las empresas palestinas exporten a través de exportadores israelíes. La legislación y la práctica israelí no distingue productos de los asentamientos de los productos fabricados en Israel, e Israel exporta productos agrícolas y otros producidos en los asentamientos ubicados en Cisjordania bajo la etiqueta “Producto de Israel” y “Hecho en Israel”.

Israel no publica cifras desglosadas del destino de las exportaciones de productos de cosecha propia de los asentamientos, pero con base en informes de noticias e información de pagos de los asentamientos y sitios web de las compañías, Europa es el principal mercado de exportación, con algunas exportaciones a EE.UU. de empresas israelíes agrícolas que trabajan en asentamientos del valle del Jordán.

La UE se ha movido para excluir los productos de los asentamientos israelíes del tratamiento arancelario preferencial previsto para los productos israelíes en el marco del Acuerdo de Asociación UE-Israel.

Sin embargo, en virtud de un "acuerdo técnico" del Acuerdo, en la práctica Israel empaqueta los productos de los asentamientos junto con productos israelíes para la exportación a Europa y reclama aranceles preferenciales para todo el cargamento.

El Acuerdo impone a los importadores europeos que se deben distinguir los productos israelíes según el acuerdo y la exclusión de los productos fuera del acuerdo que tienen origen en los asentamientos, que deberán hacerlo escrutando los códigos postales que designan el origen de cada lote.

17 estados miembros de la UE han emitido recomendaciones a las empresas sobre el deber de considerar los riesgos legales, financieros y de reputación de participación en el comercio con los asentamientos, pero no han dado instrucciones a las empresas para que pongan fin a ese comercio. EE.UU., en la práctica continúa otorgando un tratamiento preferencial a los productos de los asentamientos israelíes en el marco del Acuerdo de Libre Comercio entre Israel y EE.UU.

La Unión Europea y EE.UU. hacen la vista gorda sobre los abusos

La UE ofrece incentivos comerciales a los países que tomen medidas para combatir el trabajo infantil, pero no se ha comprometido a restringir el comercio de los productos hechos con trabajo infantil, incluidos los productos agrícolas de los asentamientos israelíes.

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos mantiene y publica una lista de más de 350 productos de países extranjeros que se producen con el uso del trabajo forzoso o trabajo infantil en otros países, pero no ha incluido en la lista productos de los asentamientos israelíes.

Como Israel no muestra ninguna señal de que va a cumplir sus obligaciones jurídicas internacionales -en su calidad de potencia ocupante- de desmantelar asentamientos civiles en territorio ocupado, es responsabilidad de otros Estados tomar medidas para asegurarse de que no contribuyen o se benefician de la continua violación que hace Israel del derecho humanitario internacional, incluida la Cuarta Convención de Ginebra de 1949 y la Declaración Internacional de los Derechos Humanos.

La Cuarta Convención de Ginebra prohíbe específicamente la transferencia de la población civil por parte de una potencia ocupante al territorio ocupado, mientras varias convenciones internacionales de derechos humanos prohíben la discriminación y garantizan los derechos de los niños.

Dados los abusos y discriminación generalizada contra los niños palestinos en los asentamientos israelíes que este informe documenta, así como la continuación de las violaciones del derecho internacional en lo que respecta a la ocupación de Israel, los estados extranjeros donde están domiciliadas las empresas que comercian con Israel deben insistir en que las autoridades y los exportadores israelíes distingan claramente entre los productos que se originan en los asentamientos y los productos originarios de dentro de Israel.

Los Estados que entran en acuerdos comerciales con Israel deben instruir a las empresas domiciliadas en sus jurisdicciones de no importar productos agrícolas o de otro tipo originados en los asentamientos israelíes y deben certificar formalmente el cumplimiento de este requisito. Las empresas no deben proporcionar productos o servicios que apoyan los asentamientos agrícolas israelíes.

Este artículo se basa en extractos del informe de Human Rights Watch, Ripe for Abuse - Palestinian Child Labor in Israeli Agricultural Settlements in the West Bank, publicado en abril de 2015.

Fuente: http://www.theecologist.org/News/news_analysis/2834815/ripe_for_abuse_palestinian_child_labour_in_israels_west_bank_settlement_farms.html