PRODENI

Ir a la Página principal

Público

STRAMBOTIC

Arrestan y esposan a una niña de 6 años en EE.UU. por tener una rabieta en clase

Kaia Rolle es una niña de 6 años que sufre de apnea de sueño, lo que le provoca bruscos cambios de ánimo. El pasado jueves, la pequeña empezó a llorar y patelear en el colegio tras una noche de insomnio. El director del centro educativo no tuvo mejor idea que avisar a la policía, que envió una patrulla al centro y procedió a arrestar a la niña, que fue esposada y retenida en comisaría, donde le tomaron las huellas dactilares y la enviaron a un centro de menores.

El caso de la pequeña Kaia ha despertado una ola de indignación en Estados Unidos, pues el arresto tiene tintes racistas. Ese mismo día, el agente Dennis Turner había arrestado a un segundo menor, de ocho años y también de raza negra.

Florida es uno de los trece estados de EE.UU. en el que no existe una edad mínima para ser detenido, de modo que no es extraordinario que niños de edad temprana den con sus huesos en comisaría por delitos como robar una piruletabesar en la mejilla a una compañera de clase o patalear, como la pequeña Kaia.

Orlando police arrested a six-year-old Black girl for «throwing a tantrum» in her first-grade class. The cops handcuffed her, put her in the back of a police car and took her to a juvenile detention facility where they fingerprinted her and took a mugshot. https://t.co/XMF2w6uJ1Q

— Rebecca J. Kavanagh (@DrRJKavanagh) September 22, 2019

La abuela de Kaia, Meralyn Kirkland, “se quedó en ‘shock’” cuando recibió una llamada informándole de que un agente de policía había arrestado a su nieta y esta se encontraba bajo custodia policial. La niña se estaba portando mal en su clase de primaria y fue enviada a dirección, donde pateó a un miembro del personal que trató de calmarla. Después de eso, Kaia fue esposada y llevada con un cargo de agresión hasta un centro de menores.

“Ningún niño de seis años debería poder decir que le pusieron unas esposas y lo llevaron en la parte trasera de un auto de Policía a un centro juvenil para tomarle las huellas dactilares y hacerle una foto de ficha policial”, comentó con indignación la mujer.

Kaia y su abuela Meralyn.

El agente Dennis Turner ha sido suspendido de empleo y sueldo por el departamento que ya investiga este brutal incidente, según afirman las autoridades. “El Departamento de Policía de Orlando tiene una política que aborda el arresto de un menor, y nuestro hallazgo inicial muestra que no se siguió la política”, se justificó la policía en un comunicado.