PRODENI

Ir a Página principal

 

Armas dice que Menores quiso ocultar a la niña Piedad

La diputada dice que fue testigo de llamadas de la Consejería a Soledad Perera

diario laprovincia.es 06/02/2010   PEDRO H. MURILLO

El caso Piedad continúa coleando cuando han transcurrido dos años desde que la menor, de siete años de edad, fuera devuelta al seno de su familia biológica en virtud de un auto judicial. A escasas semanas de celebrarse un nuevo juicio contra la madre acogente de la niña, Soledad Perera, por la comisión de un presunto delito de desobediencia, un nuevo testimonio ha venido a alimentar el caso. La ex presidenta del Cabildo de Lanzarote y diputada socialista en el Parlamento de Canarias, Manuela Armas, ha roto una lanza a favor de Perera señalando que la Dirección General del Menor avaló, en todo momento la postura de Soledad Perera a la hora de negarse a entregar a la menor, dados los numerosos informes que desaconsejaban dicho traslado.

En declaraciones a La Opinión de Tenerife, Armas indicó que "tiene que quedar claro que en la primera parte de este caso, la Dirección General del Menor avisaba a Soledad para evitar la entrega y eso es así. Yo fui testigo de este asunto en varias ocasiones y como tenía un cargo en el Parlamento tuve un vínculo importante con este asunto sobre todo en la primera parte del caso", declaró Manuela de Armas.

En este sentido, la parlamentaria socialista aseguró que tuvo conocimiento de los avisos realizados por la Dirección General del Menor no a través de Soledad Perera sino del citado organismo, con el que tenía una estrecha vinculación al pertenecer a la Comisión de Asuntos Sociales del Parlamento.

Por último, Armas reiteró que "Menores sabía los pasos que daba Soledad y que todo el comportamiento que tuvo Soledad Perera estuvo avalado y en combinación absolutamente con Menores y esto es así, y ahí cabe hasta que la llamaran para decirle que esta tarde iban a ir a buscar a la niña", señaló la diputada.

El caso Piedad saltó a la palestra hace unos años cuando Soledad Perera, residente en La Orotava, se negó a entregar a la niña a su madre pese a existir un requerimiento judicial.