PRODENI

Ir a la Página principal

 


Momarandu.com

Corrientes (Argentina)


PLANTEO AL PODER JUDICIAL

Alertan sobre uso de falso síndrome de alineación para negar abusos en niños

Un proyecto legislativo busca alertar al Poder Judicial local sobre el cuestionado “Síndrome de Alienación Parental” que, rechazado por la comunidad académica, es sin embargo utilizado para negar el relato de menores en casos de abusos infantiles.

05/10/2014


El Síndrome de Alienación Parental (S.A.P) es un término ideado en 1985 por el profesor de psiquiatría Richard Gardner, para referirse a lo que él describe como un desorden psicopatológico en el cual los relatos de las víctimas (niños) en realidad son construcciones que parten de sus madres alienadoras y que las mismas, a través de la inoculación de ideas en contra del progenitor no conviviente, logran que los niños y niñas reproduzcan el relato.

Sin embargo, dentro de la comunidad académica el síndrome de alienación parental (SAP) carece de consenso científico por no reunir los criterios metodológicos acreditados necesarios para ser aceptado.

En ese sentido, en la Legislatura de Corrientes ingresó un proyecto para comunicar al Superior Tribunal de Justicia su preocupación por la utilización del falso “Síndrome de Alienación Parental” (SAP) en procesos judiciales penales y de familia.

La autora del proyecto, la senadora María Inés Fagetti, explica que el SAP ha sido rechazado como entidad clínica por las dos instituciones más reconocidas en el mundo en términos de salud y trastornos mentales: la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psicología.

Es por eso que no aparece en las listas de trastornos patológicos de ningún manual, ni en el CIE-10 de la (OMS) ni en el DSM-5 publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría.

Pero contrariamente a lo sostenido por la comunidad científica académica y la Organización Mundial de la Salud, es muy preocupante el uso de las técnicas de revinculación por algunos abogados, psicólogos y magistrados en los casos de abuso sexual infantil y maltrato en procesos judiciales para defender y amparar al abusador, basadas en el diagnóstico de “enfermedades” tales como las del “síndrome de alienación parental” (S.A.P).

“Este recurso utilizado es ilegal y es necesario denunciar a quienes lo utilizan pues carece de todo rigor científico; es un conjunto de grotescas y falsas argumentaciones que son utilizadas por algunos profesionales del derecho, de la psicología y aplicadas por magistrados generando un altísimo riesgo para los niños, niñas y adolescentes” sostiene la legisladora.

Quienes recurren a este supuesto síndrome descargan una serie de argumentaciones en contra del denunciante, generalmente la madre del niño abusado, para desacreditarla y querer demostrar que ella induce al niño a decir que fue abusado, y de ese modo amparar al abusador, revincularlo con el niño y en algunos casos quitarle el hijo a la madre, o aplicarlo para enmascarar situaciones de abuso infantil.

A través de la invención del Síndrome de Alienación Parental (SAP) se busca invisibilizar situaciones de violencia familiar, obligar a revinculaciones forzadas de los hijos e hijas con sus padres abusadores, y silenciar la voz de los niños, niñas y adolescentes en una clara violación de sus derechos. Constituye un freno ante la potencia de acreditar la veracidad de la palabra durante la infancia.

En Argentina varios Colegios de Psicólogos (de la Provincia de Buenos Aires, de Mar del Plata, de la provincia de Córdoba, entre otros), han realizado pronunciamientos rechazando la aplicación del falso síndrome, manifestando su preocupación por la proliferación de pseudoteorías y de síndromes inexistentes empleados cotidianamente, que pretenden, entre otras cosas, invalidar, ignorar y silenciar los testimonios de niños, niñas y adolescentes víctimas de abuso sexual y de incesto paterno filial.

“Es innegable la vulneración de derechos de los niños, niñas y adolescentes consagrados tanto por la Convención sobre los Derechos del Niño (ratificada por nuestro país por Ley 23.849) como por la Ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes cuya adhesión provincial fue dispuesta por Ley 5773, al invisibilizar su voz y eliminar la posibilidad de ser escuchados” indica Fagetti.

En el marco de esta grave situación, considera fundamental poner a la sociedad en alerta sobre la metodología utilizada por algunos “operadores jurídicos”.

Por tanto, en el proyecto legislativo, se expone al Superior Tribunal de Justicia la preocupación por la utilización del falso “Síndrome de Alienación Parental” (SAP) en procesos judiciales penales y de familia, en tanto constituye una flagrante violación a la ley Nº 26.061 de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, y por no contar con el respaldo ni el reconocimiento de la comunidad científica, habiendo sido rechazado como entidad clínica por las dos instituciones reconocidas en el mundo en términos de salud y trastornos mentales: la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psicología.