Logotipo ProdeniPRODENI
                                                                                                                                         Ir a Página principal

 

 

https://www.infobae.com/america/mexico/2021/11/23/antes-de-cumplir-18-anos-una-de-cada-4-ninas-sufre-algun-tipo-de-abuso-sexual-en-mexico/

 

Antes de cumplir 18 años, una de cada 4 niñas sufre algún tipo de abuso sexual en México

México ocupa el primer lugar a nivel mundial en abuso sexual infantil entre los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

23 de noviembre 2021
 

El abuso sexual infantil en México es un problema que ha existido en el país durante mucho tiempo, aunque ya existen fundaciones y campañas cuyo objetivo es visibilizar su gravedad, éste continuará si no se entiende el alcance que puede tener y las consecuencias de no tomar acción al respecto.

Una de cada 4 niñas mexicanas ha sufrido algún tipo de abuso sexual antes de los 18 años, en el caso de los niños es uno de cada 6, lo que más puede impactar es el hecho de que solamente uno de cada 10 niños y niñas logrará a hablar del tema, el 90 por ciento de los casos permanecerá en silencio.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el primer lugar a nivel mundial en abuso sexual infantil entre los países miembros.

Asimismo, México también ocupa el primer lugar en violencia física y homicidios entre menores de 14 años, así lo dio a conocer a través de un comunicado el Sistema Estatal de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Spinna) en Sinaloa.

Por su parte, la organización Imaginalco, explicó el impacto que tiene este tipo de actos, en donde existe el maltrato y una evidente relación asimétrica de poder, en la que está de por medio la gratificación sexual de quien lo ejerce y quien resulta afectado, es el niño, niña o adolescente en todas las esferas de su desarrollo.

Dicha organización señala que en México, cada año hay 5.4 millones de casos se abuso sexual infantil, lo más alarmante es la “cifra negra”, la que dice que al menos 9 de cada 10 casos no son denunciados.

Y aunque sean denunciados, suelen quedar impunes por falta de rigor en la investigación por parte de las autoridades, tal es el caso de Guadalupe Pulido, la abuela de cinco menores de edad residentes de Querétaro, que fueron víctimas de violencia sexual infantil por parte de su padre, quien salió en libertad bajo fianza después de pagar cinco mil pesos (USD 239) por cada menor de quien abusó.

De acuerdo con el medio local Diario de Querétaro, la abuelita de los niños relató en un encuentro por el Día de la Lucha Contra el Abuso Infantil como ha sido el proceso al que se enfrentó desde que denunció al padre de los niños de entre año y medio y siete años.

“Ustedes que están en sus instituciones les llegan muchos casos y prefieren ignorarlo, prefieren decir -usted les ha metido todo eso en la cabeza a los niños- porque eso es lo que yo viví. Yo lloraba cuando salía y pensaban eso de mí, en todas las instituciones, todas me fallaron. Nosotros a veces nos íbamos caminando a la agencia, vueltas y vueltas, y no hicieron su trabajo como debió de haber sido”

 

Por su parte, la presidenta fundadora de Corazones Mágicos, Fernanda Lazo Payró puntualizó que se están analizando herramientas jurídicas para lograr que el agresor sea detenido, pues hizo ver la negligencia de la juez al dejar pasar los antecedentes penales que tenía por robo calificado y agresiones sexuales.

Durante 2020, el 35 por ciento de los niños, niñas y adolescentes atendidos por la organización, sufrieron más de 10 eventos de violencia sexual.

Asimismo, puntualizó que al menos el 70 por ciento de los agresores son familiares, el 20 por ciento conocidos por el menor (como maestros y sacerdotes) y tan sólo en un 10 por ciento, los agresores eran desconocidos.

Es así, que las niñas y adolescentes son el grupo con mayor riesgo de vivir cualquier tipo de abuso sexual.

¿Cómo ayudar?

En primera instancia, es muy útil que los adultos tengan presente que este problema sigue existiendo en todo el mundo y ante cualquier sospecha, lo principal es escuchar al niño, niña o adolescente para que posteriormente se pueda realizar la denuncia ante las autoridades.

En este proceso, es importante prestar atención a cualquier indicador de que que hubo un abuso sexual en el menor, generalmente las señales de alarma pueden ser algún cambio en su comportamiento, en sus hábitos alimenticios, si expresa nerviosismo o temor ante la presencia de algún otro adulto (agresor) o cambios bruscos en su estado de ánimo.

Y claramente, presentar la denuncia correspondiente, pues hay que recordar que muchos menores no hablan por miedo, pena u otros factores, por lo que el responsable es quien deberá realizar esta parte del proceso.