PRODENI

Ir a la Página principal

 

Público

https://www.publico.es/actualidad/detenido-casualidad-mayores-pederastas-espana-discusion.html

 

Detenido por casualidad uno de los mayores pederastas de España tras una discusión 

Marcelino Fernández Arnaiz, de 64 años, tiene numerosos antecedentes de agresión sexual a menores desde el año 1980. Ha sido detenido en los juzgados de Madrid, a donde había acudido por una denuncia que él mismo formuló sobre un robo. Discutió con el vigilante de seguridad y la Policía intervino. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que tenía una reclamación judicial por violencia de género. Ya ha sido puesto en libertad

Puerta de los Juzgados de Plaza Castilla en Madrid. (EP)

Puerta de los juzgados de Plaza Castilla en Madrid (EP)


Madrid 19/10/2018

Público | Europa press

Agentes de la Unidad Adscrita a los Juzgados de la Policía Nacional han detenido este viernes a primera hora de la mañana en los Juzgados de Plaza de Castilla a Marcelino Fernández Arnaiz, de 64 años, más conocido como el pederasta de Astillero y considerado uno de los mayores abusadores de menores de España, ha informado una portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

El ahora arrestado se ha dirigido a los Juzgados a primera hora de esta mañana porque tenía que recoger una documentación relacionada con una denuncia que formuló sobre un robo. El hombre se ha negado a pasar el pertinente control de vigilancia, por lo que ha empezado a una fuerte discusión con uno de los guardias de seguridad.

Entonces, han llamado a los policías nacionales asignados a los Juzgados y Fiscalía de Plaza Castilla, que han comprobado que el polémico individuo tenía una requisitoria por violencia de género de un juzgado de Santander, por lo que ha acabado detenido.

El juzgado de instrucción número 54 de Madrid, de guardia, ha acordado al poco tiempo su puesta en libertad sin medidas cautelares pero a disposición de lo que determine el juzgado cántabro.

Un abusador multirreincidente

Marcelino Fernández Arnaiz, más conocido como el pederasta de Astillero, localidad cántabra de la que es oriundo, tiene numerosos antecedentes de agresión sexual a menores desde el año 1980(1983, 1986, 1990, 1999, 2000, 2002, 2003 y 2008) y ya en otras ocasiones volvió a abusar de menores cada vez que salía bien de prisión o del psiquiátrico.

Así ocurrió la penúltima vez que fue condenado a cinco años de cárcel por la Audiencia Provincial de Cantabria, en junio de 2005, por agresión sexual a una niña de seis años en Torrelavega, delito que cometió tres meses después de cumplir el tiempo de estancia en la institución mental donde estaba recluido.

Entonces, la Audiencia de Cantabria acordó aumentar la prisión preventiva hasta el máximo permitido, es decir la mitad de la condena. El pederasta cumplió íntegramente la condena de cinco años que le fue impuesta, dado que llevaba preso por esta causa desde de julio de 2003, y salió de la prisión de Dueñas (Palencia) el 20 de agosto de 2008.

En el fallo se ponía de manifiesto que Marcelino Fernández tiene un coeficiente intelectual medio-bajo, sin retraso mental, pero "con falta de interiorización de reglas morales y sociales, pérdida de control de impulsos, trastorno secular de tipo parafílico" y "comportamientos conflictivos de larga duración" que modifican "ligeramente" su capacidad intelectual y volitiva.

Tres días después de abandonar la cárcel de Dueñas, el 23 agosto de agosto de 2008, fue detenido de nuevo por agredir sexualmente a una niña de 6 años en Santander. Según la sentencia, que le condenó en 2009 a nueve años de prisión, propuso a tres niños invitarles a golosinas, y se acercó a una tienda a comprárselas.

El fallo consideraba que el pederasta de Astillero no padece patología psicótica o afectiva mayor, y que su capacidad intelectual se encuentra dentro del rango de la normalidad, por lo que tiene capacidad para diferenciar entre el bien y el mal. Así lo determinaron el informe médico forense y el psicológico, que sí admitieron que padece un trastorno disocial de la personalidad, inteligencia límite —con coeficiente normal bajo— y paidofilia.