PRODENI

Ir a la Página principal

 

el país
 
Cataluña
 

Detenido un exmonitor por abusar de un menor durante siete años

El acusado trabajaba en un centro de los Legionarios de Cristo, al que la víctima acudía

La congregación asegura que no denunció a pedido de la familia

 
Agencias Barcelona 10 FEB 2014
 

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un hombre de 29 años acusado de un delito continuado de abuso sexual a un menor durante siete años. El supuesto agresor era monitor del Club Juvenil Puigmal de Barcelona —perteneciente a los Legionarios de Cristo— al que la víctima acudía para formarse en estudios religiosos.

Según informa este lunes la policía catalana, la víctima, que en la actualidad tiene 24 años, no se había atrevido a denunciar hasta ahora estos abusos, que ocurrieron cuando tenía entre 11 y 17 años de edad. La detención se produjo el pasado día 22 de enero por parte de agentes de los Mossos del distrito de Sarrià-Sant Gervasi de Barcelona. El denunciado, de nacionalidad española, está a la espera de ser citado por el juez. Los Legionarios de Cristo conocieron estos abusos en 2008 —cinco años antes de que la víctima decidiera denunciar— pero no acudieron a la Justicia porque en ese momento la familia no quiso.

Todo comenzó en 1999 cuando la víctima tenía 10 años y se apuntó al centro juvenil de la escuela en la que estudiaba, y donde conoció al que sería su monitor, cinco años mayor que él. El monitor se acercó de forma gradual al menor, con el que estableció una relación de amistad, hasta el punto de que los padres de la víctima le habían pedido que les hiciera de canguro para él y sus hermanos.

Pasado un tiempo, la relación con el monitor cambió y de manera progresiva el detenido presuntamente comenzó a abusar sexualmente del menor y a volverse más posesivo, consiguiendo apartarlo de sus amigos y pasando todo el tiempo posible junto a él. El menor, que se sentía manipulado y atemorizado, fue incapaz de terminar con la relación ni de denunciar los abusos que se producían a diario, indica la Policía catalana.

Cuando la víctima cumplió 18 años, decidió marchar a estudiar al extranjero para alejarse de su monitor y decidir sobre su futuro, lo que permitió al joven hallar el valor para explicar a sus padres los abusos sufridos durante años y hablar también con su director espiritual, que apartó al monitor del centro juvenil. Finalmente, el joven y sus padres denunciaron los hechos ante los Mossos, que detuvieron al antiguo monitor de la víctima.

Según han explicado a Europa Press desde la oficina de prensa de los  Legionarios de Cristo, se decidió apartar al monitor al saber los hechos, y desde entonces no se ha tenido ningún contacto con él. "Se quería proteger a la víctima, y como ellos no quisieron denunciar, decidimos no hacerlo. Hoy sabemos que es mejor denunciar, que forma parte del proceso de liberación", han justificado.