PRODENI

Ir a la Página principal

INFOBAE
 
Jueves 10 de Octubre de 2019
 
https://www.infobae.com/america/the-new-york-times/2019/09/29/el-internet-esta-saturado-de-imagenes-de-abuso-sexual-infantil-que-salio-mal/
 
 
EE.UU

El Internet está saturado de imágenes de abuso sexual infantil: ¿qué salió mal?

 
Los depredadores digitales crean y comparten el material ilegal, que cada vez está más oculto por la tecnología. Las empresas de tecnología, el gobierno y las autoridades no son rivales para estos criminales. Por Michael H. Keller y Gabriel J. X. Dance

Allanamiento en la cocina de un sospechoso (foto: New York Times)
 
Allanamiento en la cocina de un sospechoso (foto: New York Times)
 

Las imágenes son horribles. Niños, algunos de sólo 3 o 4 años, son víctimas de abusos sexuales y, en algunos casos, torturados.

Las imágenes de abuso sexual infantil se han producido y compartido durante mucho tiempo para satisfacer las obsesiones retorcidas de los adultos. Pero nunca así: las compañías de tecnología reportaron un récord de 45 millones de fotos y videos en línea del abuso del año pasado.

Hace más de una década, cuando el número reportado era de menos de un millón, la proliferación de imágenes explícitas ya había llegado a un punto de crisis. Las empresas de tecnología, los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los legisladores de Washington respondieron, comprometiéndose a adoptar nuevas medidas para frenar el flagelo. Una legislación histórica fue aprobada en 2008.

Sin embargo, las cifras del contenido detectado siguió creciendo. Exponencialmente.

Una investigación del New York Times encontró un insaciable submundo criminal que ha explotado los fallidos e insuficientes esfuerzos para contenerlo. Al igual que con la incitación al odio y la propaganda terrorista, muchas compañías de tecnología no vigilan adecuadamente las imágenes de abuso sexual en sus plataformas, o no cooperan lo suficiente con las autoridades cuando las encuentran.

Los organismos encargados de hacer cumplir la ley que se ocupan de este problema carecen de personal y de fondos suficientes, a pesar de que se les pidió que se ocuparan de un número mucho mayor de casos.

El Departamento de Justicia, al que el Congreso le asignó un papel importante, ni siquiera redactó los informes de seguimiento obligatorios, ni nombró a un funcionario de alto nivel para que encabezara la campaña frente a la problemática. Y el grupo encargado de servir como centro de intercambio de información federal para las imágenes -el intermediario entre las compañías tecnológicas y las autoridades- estaba mal equipado para las crecientes demandas.

Un documento recientemente publicado en conjunto con ese grupo, el Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados, describió que el sistema está en "un punto de ruptura", con informes de imágenes abusivas que "exceden las capacidades de los centros de intercambio de información independientes y de las fuerzas del orden para tomar medidas". Sugirió que los futuros avances en el aprendizaje automático podrían ser la única manera de alcanzar a los delincuentes.

En 1998, hubo más de 3,000 reportes de imágenes de abuso sexual infantil.

Poco más de una década después, los informes anuales superaron los 100.000.

En 2014, esa cifra superó el millón por primera vez.

El año pasado, hubo 18,4 millones, más de un tercio del total notificado.

Esos informes incluían más de 45 millones de imágenes y vídeos marcados como abuso sexual infantil.

Imágenes de abuso infantil, modificadas para proteger las identidades de las víctimas

El Times revisó más de 10.000 páginas de documentos policiales y judiciales; realizó pruebas de software para evaluar la disponibilidad de las imágenes a través de los motores de búsqueda; acompañó a detectives en redadas; y habló con investigadores, legisladores, ejecutivos de tecnología y funcionarios gubernamentales. El reportaje incluyó conversaciones con un pedófilo admitido que ocultó su identidad utilizando un software de encriptación y que dirige un sitio que ha albergado hasta 17.000 imágenes de este tipo.

En las entrevistas, las víctimas de todo Estados Unidos describieron con detalle desgarrador cómo sus vidas habían sido trastornadas por el abuso. A los niños, violados por parientes y extraños por igual, se les dijo que era normal. Los adultos, ahora a años de distancia de su abuso, todavía viven con el temor de ser reconocidos por fotos y videos en Internet. Y los padres de los maltratados, luchando para hacer frente a la culpa de no haberlo evitado y su impotencia para detener su propagación en línea.

Muchos de los sobrevivientes y sus familias dijeron que su visión de la humanidad había cambiado inextricablemente debido a los propios crímenes y a la demanda en línea de imágenes de ellos.

"Realmente no sé cómo lidiar con ello", dijo una mujer que, a la edad de 11 años, había sido filmada siendo agredida sexualmente por su padre. "Sólo tratas de sentirte bien y no dejar que algo así defina toda tu vida. Pero lo que pasa con las fotos es que eso es lo que lo mantiene vivo".

El reportaje del Times reveló un problema de alcance mundial (la mayoría de las imágenes encontradas el año pasado), pero firmemente arraigado en Estados Unidos debido al papel central que Silicon Valley ha desempeñado en facilitar la difusión de las imágenes y en informar de ello a las autoridades.

Aunque el material, conocido comúnmente como pornografía infantil, es anterior a la era digital, las cámaras de los teléfonos inteligentes, los medios sociales y el almacenamiento en la nube han permitido que las imágenes se multipliquen a un ritmo alarmante. Tanto las imágenes recirculadas como las nuevas ocupan todos los rincones de Internet, incluyendo una gama de plataformas tan diversas como Facebook Messenger, el motor de búsqueda Bing de Microsoft y el servicio de almacenamiento Dropbox.

En una tendencia particularmente perturbadora, los grupos en línea se dedican a compartir imágenes de niños más pequeños y de formas más extremas de abuso. Los grupos utilizan tecnologías encriptadas y la dark web para enseñar a los pedófilos cómo llevar a cabo los crímenes y cómo grabar y compartir imágenes de los abusos en todo el mundo. En algunos foros en línea, los niños se ven obligados a sostener letreros con el nombre del grupo u otra información de identificación para probar que las imágenes están frescas.

Con tantas denuncias de abusos en camino, los organismos encargados de hacer cumplir la ley en todo el país dijeron que a menudo estaban sobrepasados de trabajo. Algunos han gestionado su carga laboral en línea centrándose en imágenes que representan a las víctimas más jóvenes.

“Volvemos a casa y pensamos: ‘Por Dios, el hecho de que tengamos que priorizar por edad es realmente perturbador’”, dijo la detective Paula Meares, quien ha investigado los delitos sexuales contra niños durante más de 10 años en el Departamento de Policía de Los Ángeles.

En cierto sentido, una mayor detección del problema de la espiralización es una señal de progreso. Las compañías de tecnología están legalmente obligadas a reportar imánenes de abuso infantil sólo cuando las descubren; no están obligadas a buscarlas.

Tras años de seguimiento desigual del material, varias grandes empresas tecnológicas, entre ellas Facebook y Google, intensificaron la vigilancia de sus plataformas. En las entrevistas, los ejecutivos con algunas empresas señalaron el seguimiento voluntario y el aumento de los informes como indicios de su compromiso para abordar el problema.

Pero los registros y correos electrónicos de la policía, así como las entrevistas con casi tres docenas de oficiales de policía locales, estatales y federales, muestran que algunas compañías de tecnología todavía se quedan cortas. Puede llevarles semanas o meses responder a las preguntas de las autoridades, si es que responden. A veces responden sólo para decir que no tienen registros, incluso para los informes que ellos mismos iniciaron.

Y cuando las empresas de tecnología cooperan plenamente, el cifrado y el anonimato pueden crear escondites digitales para los autores. Facebook anunció en marzo sus planes para encriptar Messenger, que el año pasado fue responsable de casi 12 millones de los 18,4 millones de informes mundiales sobre material de abuso sexual infantil, según la gente con acceso a los informes. Los reportes a las autoridades suelen contener más de una imagen, y el año pasado abarcaron el récord de 45 millones de fotos y videos, según el Centro Nacional de Menores Desaparecidos y Explotados (National Center for Missing and Exploited Children).

Oficinas del Centro Nacional de Menores Desaparecidos y Explotados

Mientras tanto, los delincuentes siguen comerciando y almacenando el material.

La ley que el Congreso aprobó en 2008 preveía muchos de los problemas actuales, pero el Times encontró que el gobierno federal no había cumplido con los principales aspectos de la legislación.

El Departamento de Justicia ha producido sólo dos de los seis informes requeridos para recopilar datos sobre los delitos de Internet contra los niños y establecer objetivos para eliminarlos, y ha habido una constante rotación de personas nombradas a corto plazo que lideran los esfuerzos del departamento. La primera persona que ocupó el cargo, Francey Hakes, dijo que estaba claro desde el principio que nadie "sentía que la posición era tan importante como había sido escrita por el Congreso".

El gobierno federal tampoco ha estado a la altura de los objetivos de financiación de la ley, lo que ha paralizado gravemente los esfuerzos por erradicar la actividad.

El Congreso ha asignado regularmente cerca de la mitad de los USD 60 millones en fondos anuales para los esfuerzos de las fuerzas de seguridad estatales y locales. Por otra parte, el Departamento de Seguridad Nacional desvió este año cerca de 6 millones de dólares de sus unidades de delitos cibernéticos para la aplicación de la ley de inmigración, agotando el 40 por ciento del presupuesto discrecional de las unidades hasta el último mes del año fiscal.

Alicia Kozakiewicz, quien fue secuestrada por un hombre que había conocido en Internet cuando tenía 13 años, dijo que la falta de seguimiento era desalentadora. Ahora, como defensora de las leyes que previenen los delitos contra los niños, ha testificado en apoyo de la legislación de 2008.

Alicia Kozakiewicz fue secuestrada de niña. Ahora es activista en defensa de los menores

“Recuerdo que miré a mi alrededor y no había ningún ojo seco”, dijo la Kozakiewicz, de 31 años, que había contado que la habían encadenado, violado y golpeado mientras su secuestrador seguía en directo los abusos por Internet. “El proyecto de ley federal fue aprobado, pero no fue financiado. Así que no significó nada”.

Otro obstáculo a la respuesta federal son las deficiencias del Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados, que revisa los informes que recibe y luego los distribuye a las agencias policiales federales, estatales y locales, así como a los socios internacionales.

La ONG se ha apoyado en gran medida en tecnología de hace 20 años y tiene dificultades para mantener a ingenieros experimentados en el personal. Por su propia cuenta, considera que debe detener la distribución en línea de fotos y videos secundarios para rescatar a los niños.

Para ser honesto, es una cuestión de recursos y volumen”, dijo John Shehan, vicepresidente del centro, que fue establecido hace 35 años para rastrear a los niños desaparecidos. “La primera prioridad es asegurarnos de que estamos evaluando el riesgo de los niños. Estamos llevando esta información a las manos de las fuerzas del orden”.

La congresista Debbie Wasserman Schultz, demócrata de Florida y autora de la ley de 2008, dijo en una entrevista que desconocía el alcance de los fracasos del gobierno federal. Después de ser informada sobre los hallazgos del Times, envió una carta al Procurador General William Barr solicitando una rendición de cuentas.

Stacie B. Harris, coordinadora del Departamento de Justicia durante el último año para combatir la explotación infantil, dijo que el problema es sistémico y que se extiende mucho más allá del Departamento y de su gestión. "Estamos tratando de ponernos al día porque sabemos que se trata de un problema enorme", dijo la Harris, una asistente del fiscal general.

Las consecuencias para las fuerzas del orden, en algunos casos, han sido aplastantes.

Al revisar los consejos del centro nacional, la Oficina Federal de Investigaciones ha reducido su enfoque a las imágenes de bebés y niños pequeños. Y aproximadamente uno de cada 10 agentes de la sección de investigación de Seguridad Nacional -que se ocupa de todo tipo de amenazas, incluido el terrorismo- está ahora asignado a casos de explotación sexual infantil.

“Podríamos duplicar nuestro número y seguir siendo aplastados”, dijo Jonathan Hendrix, un agente de Seguridad Nacional que investiga casos en Nashville.

El filo de la navaja

Los videos encontrados en la computadora de un hombre de Ohio fueron descritos por los investigadores como “las imágenes más espantosas y violentas de pornografía infantil”.

Una de ellas mostraba a una mujer forzando oralmente a una niña que luego era sostenida boca abajo por los tobillos en un baño mientras "otro niño orina" en su cara, según documentos de la corte.

Otro mostró a una mujer "insertando un cubo de hielo en la vagina" de una joven, dijeron los documentos, antes de atar sus tobillos, vendarle la boca y suspenderla boca abajo. Mientras el video continuaba, la niña fue golpeada, abofeteada y quemada con un fósforo o una vela.

"El sonido predominante es el del niño gritando y llorando", según un agente federal citado en los documentos.

Los vídeos se almacenaban en una carpeta oculta y también habían sido cifrados, una forma común en que las imágenes abusivas han podido correr impunemente a través de Internet.

Cada vez más, los delincuentes están utilizando tecnologías avanzadas como el cifrado para mantenerse por delante de la policía. En este caso, el hombre de Ohio, que ayudó a ejecutar un sitio web en la red oscura conocida como la Zona de Amor, tenía más de 3 millones de fotos y videos en sus computadoras.

El sitio, ahora cerrado, tenía casi 30.000 miembros y les exigía que compartieran imágenes de abuso para mantener la buena reputación, según los documentos de la corte. Una sección privada del foro estaba disponible sólo para los miembros que compartían imágenes de niños de los que ellos mismos abusaban. Eran conocidos como “productores”.

Múltiples investigaciones policiales en los últimos años han desmantelado foros de la dark web, incluyendo uno conocido como "Child's Play" que, según se informó, tenía más de un millón de cuentas de usuario.

Los perpetradores altamente calificados a menudo se burlan de las autoridades con sus habilidades técnicas, actuando con audacia porque se sienten protegidos por la oscuridad.

"Las personas que trafican con materiales de explotación infantil están a la vanguardia de la tecnología", dijo Susan Hennessey, ex abogada de la Agencia Nacional de Seguridad que investiga la ciberseguridad en la Brookings Institution.

Los delincuentes pueden cubrir sus rastros conectándose a redes privadas virtuales, que enmascaran sus ubicaciones; desplegando técnicas de encriptación, que pueden ocultar sus mensajes y hacer que sus discos duros sean impenetrables; y publicando en la dark web, que es inaccesible para los navegadores convencionales.

El anonimato que ofrecen los sitios anima a los miembros a publicar imágenes de niños muy pequeños siendo abusados sexualmente, y en formas cada vez más extremas y violentas.

“Históricamente, nunca habrías ido a una tienda del mercado negro y preguntado :'Quiero algo realmente duro con niños de tres años'”, dijo Yolanda Lippert, una fiscal del condado de Cook, Illinois, que dirige un equipo que investiga el abuso infantil en línea. “Pero ahora puedes sentarte aparentemente seguro en tu dispositivo buscando estas cosas, intercambiándolas por ellas.”

En el caso de la Zona de Amor, sellada por la corte pero liberada por un juez después de una solicitud del Times, se incluyen capturas de pantalla que muestran que el foro tenía áreas dedicadas donde los usuarios discutían formas de permanecer “seguros” mientras publicaban y descargaban las imágenes. Los consejos incluían tutoriales sobre cómo encriptar y compartir material sin ser detectado por las autoridades.

El delincuente de Ohio, un administrador web llamado Jason Gmoser, “hizo todo lo posible para ocultar” su conducta, según los documentos. El testimonio en su caso penal reveló que las autoridades habrían tardado “billones de años” en descifrar la contraseña de 41 caracteres que había utilizado para encriptar el sitio. Finalmente lo entregó a los investigadores y fue condenado a cadena perpetua en 2016.

El sitio fue manejado por varios hombres, incluyendo Brian Davis, un trabajador de una guardería infantil en Illinois que admitió haber documentado el abuso de su propio ahijado y de más de una docena de otros niños (de 3 meses a 8 años de edad) y haber compartido imágenes de los asaltos con otros miembros. Davis hizo más de 400 publicaciones en el sitio. Una imagen lo mostraba violando oralmente a un niño de 2 años; otra representaba a un hombre violando el ano de un bebé.

Davis, que fue sentenciado a 30 años de prisión en 2016, dijo que “capturar el abuso en video era parte de la emoción”, según los registros de la corte.

Algunas de sus víctimas asistieron a los procedimientos judiciales y presentaron declaraciones sobre sus continuas luchas contra el abuso.

“Cosas verdaderamente terribles”

El aumento de la actividad delictiva en la dark web representó sólo una fracción de los 18,4 millones de denuncias de abusos del año pasado. Ese número se origina casi por completo en compañías de tecnología con sede en los Estados Unidos.

Las empresas han sabido durante años que sus plataformas estaban siendo cooptadas por depredadores, pero muchas de ellas esencialmente miraban hacia otro lado, según entrevistas y correos electrónicos que detallan las actividades de las empresas. Y aunque muchas compañías han hecho progresos recientes en la identificación del material, fueron lentas en responder.

Hemanshu Nigam, ex fiscal federal en casos de delitos cibernéticos y explotación infantil, dijo que hace más de dos décadas estaba claro que las nuevas tecnologías habían creado la mayor ventaja para los pedófilos desde la cámara Polaroid.

El reciente aumento de las compañías de tecnología en la presentación de informes de abuso en línea “no existiría si hicieran su trabajo entonces”, dijo Nigam, que ahora dirige una empresa consultora de ciberseguridad y que anteriormente ocupaba puestos de alta seguridad en Microsoft, Myspace y News Corporation.

Hany Farid, quien trabajó con Microsoft para desarrollar tecnología en 2009 para detectar material de abuso sexual infantil, dijo que las compañías de tecnología han sido reacias durante años a profundizar demasiado.

Las empresas sabían que la casa estaba llena de cucarachas y tenían miedo de encender las luces”, dijo. “Y cuando encendieron las luces, fue peor de lo que pensaban”.

La ley federal requiere que las compañías conserven el material sobre sus reportes de imágenes de abuso durante 90 días. Pero dado el abrumador número de informes, no es raro que las solicitudes de las autoridades lleguen a las empresas demasiado tarde.

“Ese es un gran problema para nosotros”, dijo el capitán Mike Edwards, un comandante de policía de Seattle que supervisa una unidad de delitos cibernéticos del Estado de Washington. “Tienes poco tiempo para obtener los datos si se conservan.”

Mike Edwards, policí que supervisa los ciberdelitos en el estado de Washington

La mayoría de las empresas de tecnología han respondido rápidamente a las consultas urgentes, pero las respuestas en otros casos varían significativamente. En entrevistas, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley señalaron a Tumblr, un sitio de blogs y redes sociales con 470 millones de usuarios, como una de las empresas más problemáticas.

Los policías de Missouri, Nueva Jersey, Texas y Wisconsin lamentaron la pobre respuesta de Tumblr a las solicitudes, y un oficial describió los problemas como "a largo plazo y continuos" en un documento interno.

Una investigación reciente en el condado de Polk, Wisconsin, que incluyó la imagen de un hombre violando oralmente a una niña pequeña, se estancó durante más de un año. El investigador se retiró antes de que Tumblr respondiera a numerosos correos electrónicos solicitando información.

En un caso de 2016 en Wisconsin, Tumblr alertó a una persona que había subido imágenes explícitas de que la cuenta había sido remitida a las autoridades, una práctica que un ex empleado dijo al Times que había sido común durante años. La pista permitió que el hombre destruyera las pruebas de sus dispositivos electrónicos, dijo la policía.

Una portavoz de Verizon dijo que Tumblr priorizó los casos sensibles al tiempo, lo que retrasó otras respuestas. Desde que Verizon adquirió la compañía en 2017, dijo la portavoz, su práctica era no alertar a los usuarios de las solicitudes de datos de la policía. Verizon vendió recientemente Tumblr a la compañía de desarrollo web Automattic.

Los funcionarios encargados de la aplicación de la ley también señalaron problemas con el motor de búsqueda Bing de Microsoft y Snap, la empresa matriz de la red social Snapchat.

Bing presentaba regularmente informes que carecían de información esencial, lo que dificultaba, si no imposibilitaba, las investigaciones. Snapchat, una plataforma especialmente popular entre los jóvenes, está diseñada para eliminar la mayor parte de su contenido en un corto periodo de tiempo. De acuerdo con las autoridades, cuando se realizan solicitudes a la empresa, Snap suele responder que no tiene información adicional.

Un portavoz de Microsoft dijo que la empresa sólo tenía información limitada sobre los delincuentes que utilizaban el motor de búsqueda, y que estaba cooperando lo mejor que podía. Un portavoz de Snap dijo que la compañía preservaba los datos de acuerdo con la ley.

Los datos obtenidos a través de una solicitud de registros públicos sugieren que los planes de Facebook para encriptar Messenger en los próximos años llevarán a que un gran número de imágenes de abuso infantil pasen desapercibidas. Los datos muestran que WhatsApp, la aplicación de mensajería cifrada de la empresa, envía sólo una pequeña fracción de los informes que hace Messenger.

Facebook conoce desde hace tiempo las imágenes de abuso en sus plataformas, incluido un vídeo de un hombre que atacó sexualmente a un niño de 6 años y que se propagó el año pasado por Messenger. Cuando Mark Zuckerberg, director ejecutivo de Facebook, anunció en marzo que Messenger pasaría al cifrado, reconoció el riesgo que representaba para "cosas verdaderamente terribles como la explotación infantil".

“La encriptación es una herramienta poderosa para la privacidad,” dijo, “pero eso incluye la privacidad de la gente que hace cosas malas.”

“Muy inadecuado”

"En un caso reciente, un delincuente se filmó a sí mismo poniendo droga en el jugo de los niños del vecindario antes de engañarlos para que bebieran la mezcla", dijo el agente especial Flint Waters, un investigador criminal del estado de Wyoming. "Luego se filmó a sí mismo mientras abusaba sexualmente de niños inconscientes".

Waters, en su comparecencia ante el Congreso en Washington, describía lo que dijo "vemos todos los días".

Luego presentó un mapa de los Estados Unidos cubierto de puntos rojos, cada uno de los cuales representa una computadora utilizada para compartir imágenes de abuso sexual infantil. Predijo que menos del dos por ciento de los crímenes serían investigados. "Estamos abrumados, carecemos de fondos y nos estamos ahogando en el maremoto de la tragedia", dijo.

Waters dio su testimonio hace 12 años, en 2007.

Al año siguiente, el Congreso aprobó una ley que reconocía la gravedad de la crisis. Pero luego el gobierno federal siguió adelante en gran medida. Algunas de las disposiciones más estrictas de la ley no se cumplieron, y muchos problemas no se resolvieron, según entrevistas y documentos del gobierno.

Hoy, el testimonio de Waters es un recordatorio inquietante del tiempo perdido.

El financiamiento anual para las investigaciones estatales y regionales se autorizó en 60 millones de dólares, pero sólo alrededor de la mitad de ese monto se aprueba regularmente. Ha aumentado sólo ligeramente con respecto a hace 10 años cuando se contabilizaba la inflación. El senador Richard Blumenthal, demócrata de Connecticut, que fue uno de los patrocinadores de la reautorización de la ley, dijo que no había "ninguna explicación adecuada o lógica y ninguna excusa" para explicar por qué no se asignó más dinero. Incluso 60 millones de dólares al año, dijo, serían ahora "enormemente inadecuados".

Otra piedra angular de la ley, los informes de estrategia bienales del Departamento de Justicia, fueron mayormente ignorados. Incluso el más reciente de los dos informes que se publicaron, en 2010 y 2016, no incluía datos sobre algunas de las preocupaciones más acuciantes, como el comercio de imágenes ilícitas.

La coordinadora del Departamento de Justicia para la prevención de la explotación infantil dijo que no podía explicar los malos antecedentes. Una portavoz del departamento, señalando los recursos limitados, dijo que los informes ahora se escribirían cada cuatro años a partir de 2020.

Cuando la ley fue reautorizada en 2012, se suponía que la función de coordinador se elevaría a un cargo ejecutivo superior con amplia autoridad. Eso no ha ocurrido. “Se supone que éste es el mariscal de campo”, dijo Wasserman Schultz, una de las autoras de la disposición.

Incluso cuando el Departamento de Justicia ha sido llamado públicamente por ignorar las disposiciones de la ley, ha habido pocos cambios.

En 2011, la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno informó de que no se habían adoptado medidas para investigar qué delincuentes en línea planteaban un alto riesgo para los niños, y que el Departamento de Justicia no había presentado al Congreso una evaluación de los progresos realizados, ambos requisitos de la ley.

En ese momento, el Departamento dijo que no disponía de fondos suficientes para llevar a cabo la investigación y que no disponía de un "marco temporal" para presentar un informe. En la actualidad, las disposiciones siguen sin cumplirse en gran medida.

El Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados, que testificó a favor de la ley de 2008, también ha luchado con las demandas para contener la propagación de las imágenes.

Yiota Souras y John Shehan, ejecutivas del Centro Nacional de Menores Desaparecidos y Explotados

Fundado en 1984 después del bien conocido secuestro y asesinato de un niño de 6 años de edad en Florida, Adam Walsh, el centro ha estado estrechamente afiliado al gobierno federal desde la administración Reagan.

Pero a medida que la explotación infantil ha ido creciendo en Internet, el centro no se ha mantenido al día. La tecnología que utiliza para recibir y revisar los informes del material se creó en 1998, casi una década antes de que se lanzara el primer iPhone. Para realizar actualizaciones clave y ayudar a modernizar el sistema, el grupo ha contado con las donaciones de empresas tecnológicas como Palantir y Google.

El centro ha dicho que tiene la intención de hacer mejoras significativas a su tecnología a partir de 2020, pero los problemas no se detienen ahí. La policía se queja de que los informes más urgentes no se priorizan o se envían a un departamento completamente equivocado.

"Estamos pasando una tremenda cantidad de tiempo teniendo que revisarlas y volver a analizarlas nosotros mismos", dijo el capitán Edwards, el oficial de policía de Seattle.

En un comunicado, el centro nacional dijo que hizo todo lo posible para encaminar los informes a la jurisdicción correcta.

A pesar de su mandato del Congreso, el centro no está sujeto a las leyes de registros públicos y opera con poca transparencia. En repetidas ocasiones negó las solicitudes del Times de que se presentaran informes trimestrales y anuales al Departamento de Justicia, así como el recuento de los informes de imágenes presentados por las compañías de tecnología individuales.

Shehan, el vicepresidente, dijo que tales revelaciones podrían desanimar a las compañías de tecnología a cooperar con el centro. Dijo que los números podían ser malinterpretados.

El Times encontró que había una estrecha relación entre el centro y Silicon Valley que planteaba preguntas sobre las prácticas de buen gobierno. Por ejemplo, el centro recibe donaciones en dinero y en especie de empresas de tecnología, mientras que los empleados de las mismas empresas son a veces miembros de su junta directiva. Sólo Google ha donado casi 4 millones de dólares en la última década, según un testimonio público.

Una portavoz del centro dijo que es común esperar que las corporaciones proporcionen ayuda financiera a las organizaciones benéficas. Pero la práctica, dicen otros que trabajan en el área de la protección de la infancia, podría elevar los intereses de las empresas de tecnología por encima de los de los niños.

Hay un conflicto inherente en aceptar dinero de estas compañías cuando también forman parte de su junta directiva”, dijo Signy Arnason, quien es un alto ejecutivo de la organización equivalente en Canadá, conocida como el Centro Canadiense para la Protección de la Infancia.

Esta estrecha relación con las empresas tecnológicas puede estar en peligro en última instancia. En 2016, un tribunal federal sostuvo que el centro nacional, aunque sea privado, calificaba legalmente como una entidad gubernamental porque desempeñaba una serie de funciones gubernamentales esenciales.

Si ese punto de vista gana fuerza, los desafíos de la Cuarta Enmienda sobre registros e incautaciones por parte del gobierno podrían cambiar la forma en que opera el centro y la forma en que las compañías de tecnología encuentran y eliminan imágenes ilegales en sus plataformas. En esas circunstancias, si colaboraran demasiado estrechamente con el centro, temen las empresas, también podrían ser vistas como actores gubernamentales, no como entidades privadas, sometiéndolas a nuevos requisitos legales y desafíos judiciales cuando vigilan sus propios sitios.

Un espejo demasiado feo

Era una tarde soleada en julio, y una camioneta policial sin marcas en Salt Lake City estaba estacionada afuera de una casa de estuco rosa. Los gnomos de jardín y un cartel con forma de corazón de “Welcome Friends” (Bienvenidos amigos) decoraban el jardín delantero.

Allanamiento en una vivienda de Salt Lake City

En la parte trasera de la van, un hombre que vivía en la casa estaba sentado en un área de interrogatorios estrecha, mientras los agentes catalogaban discos duros y examinaban las historias de la web desde sus computadoras.

El hombre había compartido videos sexualmente explícitos en línea, dijo la policía, incluyendo uno de un niño de 10 años siendo “sodomizado oralmente” por un hombre, y otro de un hombre forzando a dos jóvenes a tener relaciones sexuales anales.

Lo triste es que es bastante manso comparado con lo que hemos visto”, dijo la jefa Jessica Farnsworth, una funcionaria de la oficina del fiscal general de Utah que encabezó una redada en la casa. Las víctimas no han sido identificadas ni rescatadas.

El año apenas había pasado la mitad, y el equipo de Farnsworth ya había llevado a cabo unas 150 redadas de este tipo en todo Utah. El grupo especialmente capacitado, uno de los 61 que existen en todo el país, coordina las respuestas estatales y regionales a los delitos cometidos por Internet contra los niños.

Jessica Farnsworth, oficial de la oficina del fiscal general de Utah

El grupo de Utah espera arrestar a casi el doble de personas este año que el año pasado por crímenes relacionados con el material de abuso sexual infantil, pero los fondos federales no han seguido el ritmo de la oleada. Los fondos para los 61 grupos de trabajo entre 2010 y 2018 se mantuvieron relativamente estables, según datos federales, mientras que el número de contactos referidos a ellos aumentó en más de un 400 por ciento.

Gran parte del dinero federal se destina a la capacitación de nuevos miembros del personal, ya que los casos tienen un alto costo emocional y psicológico para los investigadores, lo que resulta en una rotación constante.

"Pensé que estaba en el punto más bajo de la sociedad, hasta que llegué aquí", dijo la Sra. Lippert, la fiscal del grupo de trabajo de Illinois, que había trabajado durante años en un ocupado juzgado de Chicago.

Aunque cualquier niño en situación de riesgo inminente sigue siendo una prioridad, el volumen de trabajo también ha obligado a los grupos de trabajo a tomar decisiones difíciles. Algunos se han centrado en las víctimas más jóvenes y vulnerables, mientras que otros han reducido las operaciones encubiertas, incluyendo la infiltración en salas de chat y foros en línea.

Creo que algunos de los peces gordos que están ahí fuera se están quedando ahí fuera”, dijo la Sra. Lippert.

Internet es bien conocido como un paraíso para la incitación al odio, los contenidos relacionados con el terrorismo y la actividad delictiva, todos los cuales han suscitado alarmas y han estimulado el debate público y la acción.

Pero el problema de las imágenes de abuso sexual infantil se enfrenta a un obstáculo particular: recibe poca atención porque pocas personas quieren enfrentarse a la enormidad y el horror del contenido, o lo descartan erróneamente como si fueran principalmente adolescentes que envían selecciones inapropiadas.

Algunos legisladores estatales, jueces y miembros del Congreso se han negado a discutir el problema en detalle, o han evitado asistir a reuniones y audiencias cuando estaba en la agenda, según entrevistas con funcionarios de la policía y víctimas.

Steven J. Grocki, que dirige un grupo de expertos en políticas y abogados en la sección de explotación infantil del Departamento de Justicia, dijo que la renuencia a abordar la cuestión iba más allá de los funcionarios electos y era un problema social. "Le dan la espalda porque es un espejo demasiado feo", dijo.

Sin embargo, el material está en todas partes, y cada vez más disponible.

Creo que la gente siempre estuvo allí, pero el acceso es muy fácil”, dijo el teniente John Pizzuro, comandante del grupo de trabajo en Nueva Jersey. “Hay nueve millones de personas en el estado de Nueva Jersey. Según las estadísticas, probablemente podamos arrestar a 400.000 personas”.

El lenguaje común sobre el abuso también puede minimizar el daño en la mente de las personas. Aunque las imágenes se definen a menudo como "pornografía infantil" en las leyes estatales y federales, los expertos prefieren términos como imágenes de abuso sexual infantil o material de explotación infantil para subrayar la gravedad de los delitos y evitar confundirlos con la pornografía de adultos, que es legal para las personas mayores de 18 años.

“Todas y cada una de las imágenes son una representación de un crimen en progreso”, dijo el sargento Jeff Swanson, comandante del grupo de trabajo en Kansas. “La violencia infligida a estos niños es inimaginable”.

Por Michael H. Keller y Gabriel J. X. Dance

*Copyright New York Times 2019