PRODENI

Ir a la Página principal

 

Logo de CTXT. Contexto y Acción

http://ctxt.es/es/20171025/Firmas/15830/hipersexualizacion-Millie-Bobby-Brown-cosificacion-ni%C3%B1as-machismo-feminismo-botwing-ctxt.htm

Ser feminazi hoy

La sexualización de las niñas: la pederastia consentida

Anita Botwin


<p>Concurso de belleza infantil, en Estados Unidos.</p>
Concurso de belleza infantil, en Estados Unidos.


26 de Octubre de 2017

Esta última semana saltaban las alarmas por la aparición de la actriz Millie Bobby Brown --“Once” en la serie Stranger Things-- en un listado de las actrices más sexys en la revista estadounidense W.Brown, de 13 años, aparece además en otras portadas vestida y maquillada de manera que parece mucho mayor, sexualizada, cosificada y preparada para hacer caja a través de su cuerpo. Además, de cara al próximo Halloween, ha salido al mercado un disfraz provocativo, inspirado en el papel que la joven protagoniza, que ha causado gran  indignación en las redes. 

Estamos asistiendo a una normalización de la sexualización en menores de edad en los últimos años. La mercantilización infantil unida a la sexualidad se está acelerando a ritmos preocupantes. Ocurre también con los niños varones, pero sigue siendo entre las niñas donde se produce la cosificación desde cada vez más temprano: la hipersexualización de la infancia. La industria cinematográfica y lo que la rodea deja bien claro el mensaje: las niñas venden, porque son las niñas las que desde pequeñas siguen siendo objetos que poseer y que moldear a gusto del machismo y del dinero, tantas veces de la mano. 

Seguro que recuerdan cuando comenzaron a venderse sujetadores para niñas con relleno. Por supuesto, el feminismo lo rechazó y lo denunció desde el comienzo. Sin embargo, aún siguen vendiéndose. Las niñas –sus padres-- pueden comprar una aceleración de su ritmo biológico. Estos complementos hacen que la menor se precipite a lo que viene después y no disfrute de lo que toca a su edad. La niña aprende a ser mujer antes de lo previsto y, desde muy pequeñas, son bombardeadas con modelos de éxito social que triunfan por su aspecto físico. 

Ahora que se está moviendo la campaña #MeToo (Yo también) en la que muchas celebridades están destapando los abusos sufridos, mujeres como Dylan Farrow --hija adoptiva de Woody Allen-- cuenta que fue agredida sexualmente por el director cuando tenía siete años. Algunos dirán --yo misma me lo he preguntado varias veces- que hay que separar el arte de la vida. Pues miren, no. Hay límites que nunca se deben traspasar. Piensen que fuera su hija, su hermana , su amiga la que hubiera sufrido esos abusos, ya sea de Allen o de su tío Pepito, y digan de nuevo que hay que separar vida y obra. Si el director fuera carpintero o minero, ¿se le permitiría esa licencia? Hay mucho de clasismo en el machismo, igual que en el racismo, la homofobia, la xenofobia. O quizá, seamos egoístas y antepongamos nuestros intereses –en este caso disfrutar del arte-- a los intereses de los afectados. Afectadas en este caso.  

Curioso es que por un lado se condene rotundamente la pederastia y por otro no se proteja lo suficiente la imagen de las más pequeñas en los medios de comunicación, la publicidad…Es más, esa sexualizacion de las menores se fomenta de manera peligrosa y silenciosa. No hay más que entrar en cualquier web porno y ver cómo uno de los fetiches más solicitados es el de chicas jóvenes, aniñadas, muchas de ellas posiblemente menores. Y esto hablando del “primer mundo”, ya se pueden imaginar cómo van las cosas por otros lugares donde las más pequeñas sufren mutilación genital, violaciones, trata... 

Recuerdo cuando era pequeña. Tenía unos once años. Una amiga y yo estábamos en el parque, solas, porque estaba al lado de casa. Fue entonces cuando un hombre se nos acercó y nos abrió una revista pornográfica en nuestra cara. Nos preguntó algo así como si queríamos hacer eso con él. Nosotras, corrimos asustadas. Como caperucitas huyendo del lobo. Recuerdo ese momento con auténtico horror. No es para menos. 

La protección a la infancia y la mujer deberían ser lo primero. No por capricho ni demagogia, sino porque en todo el mundo seguimos sufriendo agresiones de distinta índole desde temprana edad. Ese tipo de agresiones y abusos acompañarán para siempre a las víctimas. Así que señores de las revistas de moda y otras porquerías: si no les importa, quiten sus sucias garras de las menores de edad. Gracias.