PRODENI

Ir a la Página principal

 

El Adarve

El blog de Miguel Ángel Santos Guerra

El cachete del señor Calatayud

Cachete 1

1 Abril, 2017

Comparto algunos planteamientos de los que hace en sus conferencias y escritos el juez Emilio Calatayud. Otros no, como se verá. Sé que su discurso, en general, es aplaudido por un sector de las familias que claman por una actitud más dura y exigente en la educación de los hijos y las hijas. “Los padres no pueden ser amigos de sus hijos porque, si lo fueran, les dejarían huérfanos”, dice el juez entre las aclamaciones de quienes piden mano dura. Sé que hay una corriente de justa preocupación ante la insolencia creciente de algunos chicos y el maltrato a sus progenitores. Ahí está, como seria advertencia, el segundo libro de Javier Urra, titulado “El pequeño dictador crece”, después del éxito, medido en numerosas ediciones, de “El pequeño dictador”.

Hace unos días leí en la prensa un titular que reproducía una frase del juez Calatayud pronunciada, al parecer, en una conferencia impartida en A Coruña (1) : “Un cachete no es maltrato si se da en el momento justo y con la intensidad adecuada”. Digo “al parecer” porque sé los peligros que encierran estas frases sacadas de contexto y manejadas por los periodistas para captar la atención del lector.

No comparto ni la letra ni la música de la frase. Por varias razones. La primera es que la intensidad del cachete no tiene un medidor muy objetivo que digamos salvo la cara o la cabeza del niño. Y es probable que será siempre considerada excesiva por parte de quien lo recibe. Si es un cachete, un buen cachete, duele. Que para eso se da. Lo de la intensidad adecuada queda a expensas de la valoración exclusiva de quien da el cachete. Ese hecho encierra un enorme peligro.

La palabra cachete es un poco tramposa. Porque una cosa es un cachete y otra una bofetada o un sopapo o un tortazo. La palabra cachete es más amable, más benigna. Pero, en el momento de soltarla, ¿puede asegurar quien la da si es un cachete o un bofetón? He conocido cachetes que han reventado el tímpano de un chico. Y, ahora, ¿qué hacemos? 

Se pone otra condición referida al momento justo. Y ese es un segundo argumento contra la idea de propinar cachetes. Porque es el que lo da quien de forma unilateral decide si es el momento oportuno. Y porque ese momento en el que se da no es precisamente un momento de calma y sosiego sino de crispación. En un momentos de irritación o de rabia no es fácil discernir con acierto. Se suelta el golpe y punto.

El tercer problema es el motivo. ¿Por qué se hace merecedor el niño o la niña de un cachete? ¿Qué es lo que ha hecho o lo que ha dejado de hacer? Porque la gama de los malos comportamientos es muy amplia y tiene blancos y negros, pero tiene muchos grises. Si el supuesto motivo es fruto de una mala interpretación, ¿cómo se retira el golpe dado?

En cuarto lugar hay que preguntarse qué es lo que se pretende con el cachete. Se supone que extinguir un mal comportamiento. ¿Se consigue? Porque el problema es que el niño aprenda a evitar el golpe, no a evitar la mala acción. Y entonces lo que procurará es que no le vean hacerlo mal. 

En quinto lugar, y no es una cuestión menor, me preocupan los efectos secundarios. Puede que el castigo sea inhibitorio del mal comportamiento pero a, veces, produce un fuerte rechazo, una agresividad latente o manifiesta. La violencia física tiene efectos secundarios muy dañinos. Hay numerosos estudios que lo demuestran.

Habrá que reconocer que el cachete no se programa, que casi siempre es el fruto de la impotencia y el descontrol. Se dice que el cachete se da por el bien del niño y que le duele más al que lo da que al que lo recibe. Que el amor es lo que permite el golpe. Es decir, que el cariño es lo que corrige. Pues si es así, evitemos el cachete. 

Por otra parte, ¿cuántos cachetes? ¿Solo uno? ¿cada cuánto tiempo? Si el niño reacciona mal ante el primero hay que seguir insistiendo hasta que reaccione.? ¿Hasta llegar a la paliza?

Se me dirá que es cuestión de sentido común, que no hay que exagerar. Creo que la tesis que planteo está más próxima al sentido común, a la lógica, a la ética, al respeto. En aras del respeto a la dignidad del niño habría que evitar cualquier maltrato físico. Y el cachete, lo es. Aquí está mi discrepancia básica con el señor Calatayud.

Hay quien argumenta que a él sus padres le zurraron la badana de lo lindo y no ha tenido ningún trauma. Pues qué suerte. Porque pudo tenerlo. Y, en cualquier caso, no creo que agradezca los cachetes como si de regalos se hubiera tratado.

Nadie dirá: si me pegan es porque me quieren, es porque les importo. No. Lo que se dirá, con más probabilidad, es lo siguiente: si me pegan es que están equivocados en la forma de corregirme. Y no digo que no tengan que corregirse los malos comportamientos, no digo que no haya que imponer límites a los niños y las niñas. No digo que puedan hacer lo que les de la gana en cada momento. Repito: no. Pero hay otros medios de conseguir lo que se pretende. Dialogar, reprender, explicar, exigir, dar ejemplo.

Ya sé que no todos los niños son iguales. Algunos prefieren una intervención más rápida ante un desliz, incluido un cachete, y otros prefieren un sermón, aunque sea largo. El hijo de una amigo mío, me decía que, movido por todo lo que había leído sobre el castigo, trataba de razonar con su hijo pequeño. En una ocasión que el niño había hecho una trastada, el padre le llamó con vehemencia. Y el, niño con los brazos cruzados delante de la cabeza, dijo:

– ¡Papá, razonar no; razonar, no!

No me gusta que los niños consideren normal que les den un azote o un cachete. No es que no sea bueno un cachete, es que el radicalmente malo. No creo que la educación británica haya retrocedido ni un milímetro después de haber acabado con la legalidad de los golpes. ¿Por qué resulta extraño pensar que se corrige a un adulto de esta forma?

Entre la permisividad y el autoritarismo está el lugar de la educación. En aras de esa educación debemos ser exigentes, pero no crueles, debemos poner límites pero no causar daños, debemos tener firmeza pero dando muestras persistentes de amor y de respeto. Me gusta el libro de José Antonio Marina titulado “La recuperación de la autoridad. Crítica de la educación permisiva y de la educación autoritaria”. No es buena la ley del péndulo, ni en etapas, ni en días, ni en momentos sucesivos, ni entre los dos miembros de la pareja. Ahora disciplina férrea y luego permisividad absoluta. Ahora sobreprotección sin límites y luego abandono completo. Con uno cachetes severos y con otro sonrisas complacientes. Mejor la coherencia, la ecuanimidad, el sosiego y el amor.

No a los cachetes, pues. De cualquier intensidad. En un mínimo descuido el cachete se ha convertido en una bofetada. No es solo por eso: en sí mismos constituyen un método desafortunado de intervención educativa. Cachete educativo es una contradicción flagrante.

___________________________________________

Nota de Prodeni: 

(1) Esa fórmula la repite en cada una de sus conferencias