PRODENI

Ir a la Página principal

 

EL MUNDO

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2016/11/12/58273345e2704ed85d8b45e0.html

 

El número de casos de violencia en menores se duplica entre 2010 y 2014

El sexo femenino, la nacionalidad no española y el riesgo de exclusión social aparecen como ejes de desigualdad

 
12/11/2016

El número de casos de violencia en menores de 18 añosnotificados en la sanidad pública valenciana se ha duplicado entre 2010 y 2014 al pasar de 465 supuestos a 842. En total, en este periodo se recibieron un total de 3.383 notificaciones, lo que supone una media anual de 677.

Así, se desprende del informe de a violencia contra los menores detectada desde el ámbito sanitario en la Comunidad Valenciana de la conselleria de sanidad consultado por Europa Press. De este modo, en estos cuatro años la tasa de notificaciones en la Comunidad Valenciana ha sido de 72,99 por 100.000 menores-año, superior a la observada en el periodo 2007-2011, cuando se situó en 42,5 por 100.000 menores-año.

Sin embargo, sigue siendo inferior respecto a la de otros países desarrollados como Canadá, con 39,16 investigaciones relacionadas con maltrato por 1.000 niños, o las 42,9 notificaciones en EEUU.

El grupo de población más vulnerable es de menores de un año con una tasa de incidencia que alcanza el 327,6 por 100.000. En este periodo se registraron 1.473 notificaciones en menores de 5 años, el 43,5% del total, y casi la mitad de ellas eran menores de un año.

Por sexos, las más afectadas son las niñas. En concreto, un 57% de las situaciones de violencia se dan en niñas (57%) frente a un 43% en niños. Por nacionalidad, del total de 3.383 notificaciones realizadas en este periodo el 24% (804) correspondieron a población infantil no española.

De este modo, se concluye que el sexo femenino, la nacionalidad no española y el riesgo de exclusión social aparecen como ejes de desigualdad respecto a las situaciones de violencia en menores.

Vulnerabilidad familiar como factor de riesgo

En el conjunto de indicadores notificados predominan los de tipo familiar, sobre todo padres jóvenes e inmaduros y en situación económica precaria, y físicos fundamentalmente heridas y magulladuras.

Se trata de un patrón que se repite en todos los departamentos de salud, lo que "indica la relevancia de la vulnerabilidad familiar como factor de riesgo de maltrato infantil".

Las dificultades de las familias para la crianza parecen relacionarse con un abuso emocional sobre los menores. Así, la vulnerabilidad económica o personal de los padres (inmaduros o monoparentalidad) se relaciona con negligencia sobre los menores.

Además, la presencia de violencia de género en el seno de la familia se asocia con abuso físico y emocional sobre los menores con repercusiones generales sobre su salud. Casi en un tercio de los casos no informó a la familia de la notificación realizada bien por no estar presente o por dudar de su disposición a la colaboración.