PRODENI

Ir a la Página principal

 


7días.com.do

Periódico digital dominicano
 

La violencia contra los menores preocupa también a los jóvenes

SUANNY REYNOSONiñez14 abr 201

SANTO DOMINGO (R. Dominicana).- La gran mayoría de los dominicanos y dominicanas continúan  aprobando el castigo físico como un medio de corrección de los niños "malcriados", afirmaron jóvenes católicos y evangélicos que analizaron los diferentes tipos de abuso, explotación, maltrato y negligencia contra ese sector de la población.

Afirman  que la situación revela que los patrones de violencia social siguen repitiéndose. Para corroborar la afirmación citan los feminicidios,  que cada año se lleva entre sus uñas la vida de 200 mujeres, que desde el año 2000 a la fecha han dejando cerca de 8,000 niños y adolescentes huérfanos.

Los datos fueron ofrecidos por Eunice Ramírez y Manny Rosado, coordinadores  "Ayuno Solidario", definido como una campaña de movilización de cinco semanas –desarrollada durante la Cuaresma con el auspicio de la organización Visión Mundial— cuyo objetivo fue concienciar a la población y elevar el nivel de información sobre la situación de la violencia contra la niñez en América Latina y el Caribe.

"Hemos estado reflexionando en todo este tiempo de Cuaresma sobre las diferente situaciones que afectan la niñez, los diferentes tipos de abusos, explotación, maltrato y negligencia hacia ese importante sector de la población, y sus consecuencias en el bienestar de niños y niñas", explicó la joven Ramírez.

Dijo que por abuso se entiende el psicológico, y el abuso sexual, la explotación sexual comercial, trabajo infantil y el castigo físico, que afectan el desarrollo y el bienestar de los menores.

La dirigente social explico que se escogió la Cuaresma para esta campaña, por coincidir con el Mes del Abuso Infantil en Republica Dominicana y por ser época de recogimiento espiritual y de reflexión; época también durante la cual las personas son más solidarias y prestan mas atención a este tipo de mensajes, lo que ayuda a la creación de conciencia y a motivar a la población a enfrentar el fenómeno.

De su la lado, Manny Rosado explico que la campaña reveló la necesidad  de concienciar también a los adolescentes, por lo que llevaron el programa a la cárcel der Najayo, San Cristóbal, involucrando a los presidiarios más jóvenes en un concurso de poesía, dibujo y rap.

Además de Visión Mundial, los organizadores explicaron que la campaña también contó con la participación de las organizaciones Corazones a Tiempo, Fe y Poder, de Los Alcarrizos, la Pastoral Juvenil de la Iglesia Católica, Colegio Flor del Campo, de Santiago.