PRODENI

Ir a la Página principal

 


http://www.diariosur.es/malaga-capital/201512/16/fuego-posible-maltrato-20151215234949.html
 

Un fuego en un piso destapa un caso de supuesto abandono a una niña de 4 años en Málaga

La niña fue llevada al Materno para que la examinara un pediatra. La niña fue llevada al Materno para que la examinara un pediatra. / SUR

Tras sofocar el incendio, la Policía Local abrió una investigación y detuvo a la madre al detectar indicios de posibles malos tratos a la pequeña

16 diciembre 2015

La realidad estaba oculta tras las llamas. Después de sofocar un incendio en un piso de acogida de Málaga, los policías locales que actuaron empezaron a descubrir la situación en la que supuestamente se encontraba una niña de cuatro años que vivía con su madre en el inmueble. La mujer ha sido detenida por presuntos delitos contra los derechos y deberes familiares, maltrato y abandono de su hija, según confirmaron a SUR fuentes cercanas al caso.

El fuego se declaró a las 11.30 horas del pasado día 13 en un piso propiedad del Ayuntamiento de Málaga y gestionado por una ONG para familias sin recursos. El incendio se originó en una habitación ocupada por una mujer sudamericana de 32 años y su hija, que convivían en el inmueble con otras dos personas.

Mientras llegaban los bomberos, dos agentes de la Policía Local se adentraron en la vivienda y sofocaron las llamas con un extintor. La madre culpó del fuego a la pequeña. Según contó, la menor cogió un mechero que había en el cuarto, se subió a la cama y prendió fuego al colchón. Al parecer, y siempre según las fuentes consultadas, uno de los funcionarios presenció cómo le pegaba a su hija tras el incendio, y tuvo que intervenir para detener la agresión.

Al indagar en el pasado de la mujer, que carecía de antecedentes, descubrieron que había sido expulsada de un centro de acogida de Córdoba por su carácter «problemático». En Málaga le ocurrió algo parecido. El 30 de noviembre, se le dio de baja del programa de atención a inmigrantes por «incumplimiento» del reglamento, ya que, según las fuentes, no respetaba las normas mínimas de convivencia. Aunque se le había ofrecido ayuda económica para afrontar un alquiler, ella rehusó abandonar la vivienda, que quedó inhabitable tras el incendio; de hecho, hubo que trasladar a los demás usuarios a otro piso.

Situación de riesgo

El Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local se hizo cargo del caso para salvaguardar la integridad de la niña. Los agentes recabaron informes de los servicios sociales, de la ONG que gestionaba la vivienda, incluso del centro escolar, y se entrevistaron con testigos. Las pesquisas policiales revelaron una posible situación de riesgo. A tenor de los indicios recabados por los agentes, la mujer habría amenazado en alguna ocasión con prender fuego a la vivienda, e incluso habría manipulado cables de la electricidad para provocar algún cortocircuito cuando estaban dentro los demás usuarios del piso, que habrían llegado incluso a retirar los cuchillos de la cocina por miedo. En otra ocasión, según las fuentes consultadas, entró en la vivienda con su hija después de que fumigaran, pese a que les habían advertido de que no podían pasar en seis horas. Supuestamente, también vieron a la menor tomar medicación directamente de un bote sin que fuese su madre quien se la administrara.

Los investigadores concluyeron que había indicios de supuestos malos tratos y abandono hacia la pequeña, por lo que detuvieron a la mujer y adoptaron medidas para proteger a la niña. Contactaron con la Policía Autonómica para que le buscara una familia de acogida urgente, ya que, al parecer, no tenía ningún otro pariente en la ciudad.

Previamente, la menor fue llevada al hospital Materno Infantil de Málaga para que la examinara un pediatra.