PRODENI

Ir a la Página principal

 

La Voz de Galicia
 

Justicia

Una madre de Vigo se enfrenta a 4 años de cárcel por castigos físicos a su hijo de 8 años

La Fiscalía acusa a la mujer, de nacionalidad polaca, de causarle hematomas a su hijo con una espátula, tenerlo arrodillado con los brazos en cruz cargado de libros y con garbanzos debajo de la rodilla y frotarle la lengua con un estropajo

Vigo  02 de abril de 2014
 

La madre de un niño vigués se enfrenta a un total de 4 años de cárcel por maltrato habitual y familiar por aplicarle castigos físicos al menor porque se portaba mal. El niño, de 8 años, fue atendido en un hospital por hematomas en un brazo, una oreja y las nalgas.

La acusada E.B.G. es una polaca residente en Vigo y se declaró inocente. Dice que el día de los hechos se peleó con su hijo de 9 años porque «tiene un problema de comportamiento sexual y lo vi restregarse encima de su hermana en la cama y lo intenté agarrar pero me escupió e intentó agredirme. Intenté hacer la terapia de contención, nunca usó los castigos físicos y estoy en contra». Añadió que acudió a un centro especial para aprender a controlar el comportamiento de agresividad de su hijo.

Alegó que las lesiones del niño son porque se pelea en el colegio porque es desobediente y violento. La madre califico al menor de «mentiroso» y de que tiene «fantasías como irse a vivir con su padre».

Según la Fiscalía, en una ocasión, el menor necesitó diez días de atención sanitaria por golpes en manos, brazos, orejas y nalgas, motivo por el que un juez ordenó entregar la custodia al padre, del que estaba separado desde el 2008.

El juicio comenzó esta mañana en el juzgado de lo penal número 3 de Vigo. La Fiscalía dice que la mujer, de nacionalidad polaca, golpeaba las manos y rodillas de su hijo con una espátula, una paleta de madera de cocina o con un cinturón, lo mandaba arrodillarse con los brazos en cruz y cargado de libros y le frotaba la lengua con un estropajo. En una ocasión, en abril del 2013, le habría tirado de las orejas al niño y le ocasionó lesiones en su pabellón auditivo.

El juez ordenó declarar al menor pero sin ser visto por la madre, pues la Fiscalía argumentó que la situación va a ser muy dura para el pequeño.

El juez reprodujo una grabación de la exploración psicológica-forense al niño de 8 años. Este atribuyó las marcas en sus brazos y piernas a los castigos que le infringía su madre. «Me pegaba todos los días, me ponía con los brazos en cruz con libros y con bolsas de garbanzos debajo de las rodillas, ella no lo hacía de broma, cada castigo iba a más», dijo. Según dice, le lavaba la boca con un cepillo de dientes con detergente, le pegaba con una paleta para hacer macarrones de madera, le golpeaba con el cinturón, lo sacaba a la terraza cuando hacía frío o lo vestía con faldas «porque ella estaba enfadada». «En casa yo me portaba bien», dijo a la psicóloga. Añadió que el día que su madre lo vio con la hermana «me cogió de los brazos, me echó al suelo y me empezó a pegar».

Luego, el juez interrogó en sala al pequeño y este ratificó la denuncia. Dijo que su madre mentía al decir que él molestaba a su hermana de 3 años.

Una médico de familia admitió que el niño tenía hematomas y marcas en brazos, rodillas y otras partes del cuerpo. La madre, en la consulta, lo atribuyó a una lesión con una barra en el colegio pero el niño, cuando salió la progenitora, la culpó a ella.

   -----------------------------------------------------------------------------

VIGO (en Wikipedia):

http://es.wikipedia.org/wiki/Vigo