PRODENI

Ir a la Página principal

 

LA VOZ DE GALICIA
 

Vigo

La forense ve lesiones de maltrato en el niño que acusa a su madre

El psicólogo cree «verosímil» el relato que hizo el pequeño de sus castigos

VIGO / LA VOZ  12 de abril de 2014 

La médico forense de Vigo dijo ayer en el juicio a una madre polaca acusada de propinar castigos físicos a su hijo de 8 años que el menor tenía lesiones, contusiones, hematomas y heridas, ninguna de las cuales era compatible con una caída ni con las magulladuras propias de los juegos infantiles, sino que se correspondían con golpes realizados con objetos, instrumentos o utensilios. Además, las lesiones se remontan en el tiempo, pues unas tenían 48 horas y otras eran anteriores.

Por su parte, el psicólogo forense vio «verosímil» el relato del niño, al que encontró «espontáneo y sincero» y añadió que el menor tenía «temor y desafección» hacia su progenitora.

El juicio terminó ayer en el juzgado de lo penal número 3 de Vigo y la Fiscalía mantuvo su petición de 5 años de cárcel para la madre por malos tratos habituales y otros dos delitos por episodios aislados. Ella se declaró inocente y atribuye todo a un único incidente. Finalmente, el juez dictó una sentencia «in voce» que absolvió a la madre de maltrato habitual y la condenó a 7 meses de cárcel por dos hechos puntuales, así como alejamiento del menor por año y medio.

El caso saltó a la luz porque la madre llevó al niño a la pediatra por un catarro y esta dio la alerta porque vio contusiones, que el niño atribuyó a los castigos de su madre.

El informe de la forense coincide con el relato del menor, que dijo que su madre, aunque se portase bien, lo castigaba de cara a la pared con los brazos en cruz cargado de libros y una mochila, y arrodillado sobre una bolsa de garbanzos crudos. En la primera sesión del juicio, él contó que su progenitora lo levantaba en el aire por las orejas, le frotaba la lengua con un estropajo y jabón, le golpeaba las palmas y las nalgas con un cinturón y una espátula de madera. Su madre y su novio alegaron que en la cocina solo hay instrumentos de plástico. La progenitora añadió que el niño era «agresivo» y se peleaba en el colegio o se tiraba por el suelo.

El examen forense reveló que las lesiones en la oreja que tenía el menor no respondían a una caída sino a un estiramiento. Halló contusiones figuradas en los glúteos propinadas con un mismo instrumento y que no son compatibles con una caída o un arrastramiento por el suelo.

Vio hematomas irregulares producidos en movimiento con un objeto y heridas en la rodilla causadas por fricción, así como múltiples marcas redondeadas.

En la sesión de ayer declaró una psicóloga de un centro que hace terapias a niños agresivos, que confirmó que la madre aplicaba al pequeño unas fórmulas de contención para tranquilizarlo si daba pataletas, imponerle disciplina y corregir su conducta sexualizada. Su pediatra no vio lesiones, ni el novio de la madre, ni la niñera. Algunos tildaron al niño de «mentiroso».