PRODENI

Ir a la Página principal

 

La Fundación Franz Weber y Libera! han interpuesto una denuncia ante el Ayuntamiento de Palma de Mallorca en la que solicitan una sanción contra los promotores u organizadores de la corrida de toros a la que la Infanta Elena entró con su hija, Victoria Federica, por vulnerar la ley autonómica que prohíbe la entrada a los menores de 16 años.

Ambas organizaciones solicitan incoación y resolución del expediente sancionador por vulneración de la Ley 1/1992, de 8 de abril, de protección de los animales que viven en el entorno humano, en virtud de la cual está prohibida la entrada a los menores de 16 años en corridas de toros.

La denuncia se remite a "cientos de noticias publicadas en diversos medios de comunicación y redes sociales, con imágenes precisas", en las que se identifica a la hija de la Infanta, Victoria Federica, de 15 años, presenciando una corrida de toros "a la que acudió sin impedimento alguno, a pesar de tratarse de una actividad ilegal para personas menores de 16 años".

Los denunciantes recuerdan que la ONU, a través del Comité de Derechos del Niño, ha instado a la comunidad internacional a proteger a los niños, niñas y adolescentes de la "violencia" que implica la tauromaquia.

Recriminan por ello al Ayuntamiento de Palma de Mallorca porque, a pesar de que corresponde a la Policía Nacional controlar el cumplimiento de la legislación, "la reincidencia en la comisión de la conducta infractora demuestra la ausencia de vigilancia en los accesos del recinto para evitar que se incumpla la Ley, o lo que es peor, tolerancia ante el incumplimento de la misma".

Eso demuestra, dicen, que estos espectáculos "tampoco se puede garantizar ni velar en todo momento" por el bienestar de las personas, ya que además el caso se ha conocido por los medios de comunicación y las redes sociales "en ausencia y sustitución de un auténtico control por parte también de los organizadores y promotores del acto".

Solicitan la máxima sanción atendiendo a la trascendencia social y perjuicio causado por la infracción cometida "al protagonizar este hecho ilegal la familia real que todavía ejerce gran influencia en parte de la sociedad", también al "ánimo de lucro ilícito" al tratarse de una actividad económica, y a la reiteracón o reincidencia, ya que el Ayuntamiento de Palma de Mallorca ha sancionado en los últimos dos años a los mismos promotores y organizadores por permitir la entrada de menores de edad.

Además de esa sanción, piden a la Administración que comunique los hechos a la Oficina de Defensa de los Derechos del Menor de las Islas Baleares para que, en el marco de sus competencias, inste a cumplir con la legalidad, promueva y facilite la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño y procure los mecanismos de control adecuados para asegurar el cumplimiento del derecho de los menores de edad a no ser testigos de violencia explícita.