PRODENI

Ir a la Página principal

 

https://elpais.com/politica/2019/01/14/actualidad/1547447024_666514.html

 

Hallada una bolsa de chucherías en el pozo de Málaga donde cayó un niño

Las cámaras han topado con una obturación del orificio, a 78 metros de profundidad, sin localizar al menor

Málaga / Madrid 14 ENE 2019
 
Guardia civil y bomberos, durante las labores de rescate en el lugar del suceso. PACO GUZMÁN / ATLAS

Los bomberos han hallado gracias a una cámara el primer rastro de Yulen, el niño de dos años y medio que el domingo pasado cayó al interior de un pozo en la sierra de Totalán (Málaga) de 110 metros de profundidad y 25 centímetros de brocal: la bolsa de chucherías que el menor llevaba en la mano cuando se precipitó en el agujero mientras paseaba por el campo con sus padres. Pero nada más. La cámara ha topado a casi 80 metros de profundidad con un tapón de tierra, una obturación del hoyo, posiblemente fruto de un desprendimiento, bajo el cual los equipos de rescate temen que se encuentre el menor, según han confirmado fuentes de los bomberos a la Cadena SER.

Un centenar de efectivos de los servicios de emergencia continúan sin pausa las tareas de rescate del niño, que cayó a un profundo pozo que estaba sin protección, sin señalizar y en una finca si vallar, muy cerca del dolmen de Cerro de la Corona (también conocido como Tumba del Moro).

Este es el hueco por el que ha caído el menor. 

Este es el hueco por el que ha caído el menor.  Europa Press

La familia del menor, del barrio de El Palo (un barrio de la capital malagueña al pie de dicha sierra), se había ido al monte para preparar una paella en la finca de un familiar cuando el niño se precipitó por la perforación sin que ninguno de los presentes pudiera hacer nada para evitarlo, según contaron sus familiares. Un niño que jugaba con Yulen no sufrió ningún daño.

El presidente del Consorcio Provincial de Bomberos, Francisco Delgado Bonilla, ha declarado que la familia escuchó el llanto del pequeño al poco de caer, pero después ya no se oye ni se ve nada. Los efectivos de rescate desconocen el estado en que se encuentra el pequeño.

La estrechez del pozo impide que los servicios de rescate puedan bajar por el orificio, que además no ha sido encamisado (recubiertas las paredes), por lo que son posibles los desprendimientos de tierra.

De hecho, la cámara del robot utilizado en las labores de búsqueda se ha topado a 78 metros de profundidad con una zona de arena húmeda que forma un tapón que no ha podido atravesar tras varios intentos. Fue en ese momento cuando la cámara captó también una imagen de una bolsa de chucherías, la que llevaba el menor en el momento del siniestro.

Los bomberos han hallado un tapón de tierra húmeda, bajo el que creen que se encuentra el menor

Al haberse topado con el tapón de arena, las personas que trabajan en el dispositivo -Consorcio Provincial de Bomberos, Protección Civil, el Equipo de Rescate e Intervención de Montaña (EREIM) de Álora y Granada de la Guardia Civil, así como submarinistas del instituto armado y bomberos de Málaga capital- desconocen si hay agua en el fondo del agujero, bajo el tapón de arena. 

También se encuentran en la zona, conocida como Dolmen Cerro de la Corona, empresas privadas que están facilitando ayuda "tanto ideas como maquinaria" para tratar de localizar al niño y rescatarlo.

El dispositivo de búsqueda para hallar al menor se basa exclusivamente en la información que ha proporcionado la familia, que "comenta que se ha caído", según Bernardo Moltó, portavoz de la Guardia Civil, quien ha eludido pronunciarse sobre una investigación sobre las circunstancias en las que se ha producido la caída.

Todo nuestro apoyo a los compañeros del Consorcio de bomberos de Málaga que intentan rescatar al pequeño caído en un pozo de sondeo de 20-30 centímetros de diámetro y más de 100 metros de profundidad. Mucho ánimo a todos los que participan en el rescate y un abrazo a la familia. pic.twitter.com/LoTbLWcaJ

— Bomberos AB(Oficial) (@sciab_es) 13 de enero de 2019