PRODENI

Ir a Página principal

Niños y adolescentes se pronunciarán ante violencia física y psicológica

30 noviembre 2011 | Categoría: Nacionales | Escrito por:

Será en la Conferencia Anual por los Derechos del Niño (CADENA 2011) llamada “El derecho de las niñas, niños y adolescentes a participar en los diferentes niveles de gobierno “, la cual tendrá lugar a las 11.00 horas en la Municipalidad de Lima.

El encuentro-organizado por la Comisión Nacional por los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (CONADENNA) – reunirá a menores de Ancash, Arequipa, Ayacucho, Lima Metropolitano, Callao, Lambayeque, Cusco, Ucayali, Lambayeque, Loreto, Pasco y Piura.

Ellos manifestarán a las autoridades y la opinión pública su necesidad de participar en los diferentes niveles de gobierno para que tengan en cuenta las sus opiniones y desarrollar de forma conjunta acciones para prevenir y detectar situaciones de violencia contra ellos.

Durante el encuentro, los participantes también debatirán sobre los 10 principales problemas que afectan a la infancia, como desnutrición, baja calidad educativa, mala atención en los centros de salud, delincuencia, niños en situación de abandono, explotación infantil, contaminación ambiental, embarazo adolescente, falta de espacios de participación y maltrato físico y psicológico.

Se anunció en este evento la presencia de la ministra de la Mujer y Desarrollo Social, Aída García Naranjo, la alcaldesa de la Municipalidad de Lima Metropolitana, Susana Villarán, entre otros de autoridades del Lado, organizaciones de la sociedad civil e instituciones privadas.

Al mismo tiempo, los delegados compartirán sus experiencias de participación en consejos consultivos y Presupuesto Participativo en algunos gobiernos locales, y se contará a más con la participación de la presidenta del Consejo Consultivo de Niñas, Niños y Adolescentes del Ecuador.

El encuentro-organizado por la Comisión Nacional por los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (CONADENNA) – reunirá a menores de Ancash, Arequipa, Ayacucho, Lima Metropolitano, Callao, Lambayeque, Cusco, Ucayali, Lambayeque, Loreto, Pasco y Piura.

Ellos manifestarán a las autoridades y la opinión pública su necesidad de participar en los diferentes niveles de gobierno para que tengan en cuenta las sus opiniones y desarrollar de forma conjunta acciones para prevenir y detectar situaciones de violencia contra ellos.

Durante el encuentro, los participantes también debatirán sobre los 10 principales problemas que afectan a la infancia, como desnutrición, baja calidad educativa, mala atención en los centros de salud, delincuencia, niños en situación de abandono, explotación infantil, contaminación ambiental, embarazo adolescente, falta de espacios de participación y maltrato físico y psicológico.

Se anunció en este evento la presencia de la ministra de la Mujer y Desarrollo Social, Aída García Naranjo, la alcaldesa de la Municipalidad de Lima Metropolitana, Susana Villarán, entre otros de autoridades del Lado, organizaciones de la sociedad civil e instituciones privadas.

Al mismo tiempo, los delegados compartirán sus experiencias de participación en consejos consultivos y Presupuesto Participativo en algunos gobiernos locales, y se contará a más con la participación de la presidenta del Consejo Consultivo de Niñas, Niños y Adolescentes del Ecuador.

 

Protagonismo de los niños y niñas en Peru

Nos llega desde Perú información acerca de un amplio programa estratégico para impulsar la participación de niños y niñas contra la violencia física y psicológica y en defensa de sus derechos, realmente ambicioso pues se pretende que participen en los distintos niveles de gobierno para que la administración y los gestores políticos tengan en cuenta sus opiniones y de forma conjunta desarrollen acciones para prevenir y detectar situaciones de violencia contra ellos. 

Trasladamos esta información de un programa que consideramos modélico y a gran distancia de lo que se hace en España, donde los niños y niñas siguen siendo convidados de piedra aunque algunos actos impongan el florero de hacer ver que los chicos y chicas son protagonistas de algo más que la espiral de consumo y alienación social y política a los que los hemos condenado.

El ejemplo de Perú, un país emergente con ganas de comerse el mundo de los derechos humanos, como ya pasa en Ecuador, y tantos otros paises allende los mares, además de hacernos sonrojar debería servirnos de acicate para que nos demos cuenta del ínfimo grado de desarrollo de los derechos del niño en cuanto a eso fundamental de su participación en todo lo que les afecte, y de la prepotencia, autosuficiencia y el perdona vidas de nuestras autoridades políticas, fiscales y judiciales a la hora de actuar o decidir sobre la vida y hacienda de nuestros menores, que si lo comparamos con este intento peruano de hacer que los niños y niñas incluso participen en la acción política a todos los niveles, vemos que andan a ras del suelo en la aplicación de la Convención de los Derechos del Niño, pues a los niños y niñas se les sigue considerando más objetos que sujetos, incapaces de alcanzar a comprender lo que es mejor para ellos mismos y por ellos mismos, de cuyo desastre hablan a gritos las paredes de tantos espacios judiciales, puntos de encuentros familiares, centros de menores... mientras unos y otros, políticos, profesionales, judiciales y demás, se sienten los mejores y bien puestos de la historia, cuando, en realidad, quedan a la altura de los zapatos de la presente experiencia peruana. Y es que cuando decimos a los doctos y responsables institucionales cosas como esta del derecho de los niños y niñas a participar, a ser tenidos en cuenta, a que los gobiernos cedan al menos una vez al año los salones y plenos para darles la oportunidad de cantarnos a los adultos las cuarenta de nuestra hipocresía y que puedan gritar sus reivindicaciones, qué lejano les parece a su consideración, y como, en su caso, manipulan y derivan a gestos intrascentes, a meros juegos florales eso de que los menores opinen o manifiesten cuando se celebran plenos infantiles, que nos da auténtica vergüenza, para no hablar, porque nunca acabaríamos, de la ínfima oportunidad de que gozan nuestros menores a los primeros planos y a su protagonismo en cuestiones administrativas y judiciales, con tomas de decisión que tantas y tantas veces son una auténtica canallada.