PRODENI

Ir a la Página principal

 

https://elpais.com/politica/2018/07/17/actualidad/1531837788_430886.html

 

Melilla

El Gobierno del PP criminaliza a las ONG que dan comida a los niños de la calle

Madrid 17 JUL 2018

EL PAÍS reveló la semana pasada que uno de los educadores de niños de la calle de Melilla había sido acusado de abusos en 2015 y otro era un ex policía condenado por narcotráfico en 2008, pero la reacción del consejero de Bienestar Social de Melilla, Daniel Ventura, del PP, que confirmó la información, fue atacar a las ONGs que asisten a estos menores. Se refiere a varias asociaciones y grupos de voluntarios que se citan todos los días a la misma hora en un punto de la ciudad, cerca del puerto, para dar bocadillos y dispensar cuidados médicos a los niños que viven en la calle, cuyo número oscila entre los 50 y los 100.

El consejero lanzó sospechas sobre estos voluntarios.  Aseguró que “no sabemos quiénes son”, ni si “están incumpliendo la normativa”, por no pedir permiso para hacerlo. Además, haciendo una referencia al educador despedido, añadió que “no han presentado certificados de penales” para saber si tienen antecedentes, que se desconoce si tienen carné de manipulador de alimentos y que “dan medicamentos y no sabemos su procedencia”. Por todo ello señaló que ha informado a las fuerzas de seguridad para que intervengan. También criticó a los medios que van a la ciudad “no a hacer reportajes sobre la belleza de Melilla o la interculturalidad, sino a buscar porquería”.

No es la primera vez que desde el Gobierno de la ciudad autónoma se cuestiona la actividad de estos voluntarios. La Asociación Pro Derechos Humanos de Melilla ya denunció ante el Defensor del Pueblo que agentes de policía identificaron a los voluntarios que daban comida a los niños el 25 de marzo y el 2 de junio de 2017, “con la finalidad de intimidar a unas personas solidarias”. En esta ocasión, su portavoz, el abogado Pepe Alonso, ha lamentado “las cínicas e insultantes declaraciones” del consejero. “Resulta una infamia dudar de las motivaciones de las personas solidarias y fraternas que reparten comida a los necesitados”.