PRODENI

Ir a la Página principal

Más de un millón de niños españoles, uno de cada ocho, crecen en la pobreza

La Voz de Galicia, 2 de marzo de 2005

La cifra de menores que viven sin recursos en los países ricos ha aumentado desde los 90

España es uno de los países que menos invierten para combatir la situación

Unicef pide una definición del problema para poder comparar los logros

En los 26 países más ricos del mundo, parte de los integrantes de la OCDE, más de cuarenta millones de niños están creciendo en la pobreza. Aunque a su alrededor el nivel de vida mejore, se alcancen mejores coberturas sociales y la mayor prosperidad, ellos malviven con unos recursos familiar que están por debajo del 50% de la renta media en sus respectivos países, concepto con el que se define «pobreza».

Según el informe La pobreza infantil en los países Ricos 2005 , elaborado por el Centro de Investigaciones Innocenti y presentado ayer por Unicef, de esos cuarenta millones de niños pobres, 1,2 viven en España, el 13,3% del total de los menores españoles, y casi doscientos mil más que en 1990. Con este porcentaje, España es el undécimo país de la OCDE con más niños en situación de pobreza.

Pero lo más preocupante, según han advertido los responsables de Unicef, es que la pobreza infantil ha aumentado en 17 de los 26 países de la OCDE durante la última década, una de las más prósperas de la historia y a pesar de que todos estos países tienen medios para contenerla e incluso reducirla.

«El único país cuyos niveles de pobreza entre niños pueden calificar de realmente muy bajos y en descenso es Noruega», resalta el informe.

El informe llega a la conclusión de que existe una relación clara entre un porcentaje muy elevado del gasto de los gobiernos destinado a la familia y las prestaciones sociales, y tasas de pobreza infantil bajas.

Asimismo, afirma que está comprobado que las medidas gubernamentales pueden hacer que los índices de la pobreza infantil desciendan, como media, un 40% más que si se dejaran a merced de las fuerzas del mercado.

Por debajo del 10%

Pese a todo, Unicef considera un «objetivo realista» que la mayoría de los países ricos reduzcan los índices de pobreza infantil por debajo del 10%. En el caso de los que ya cumplen este objetivo, deberían situarlo ahora por debajo del 5%, como ocurre en los países nórdicos.

En los países con las tasas de pobreza infantil más bajas -como Dinamarca, Suecia, Finlandia y Noruega-, el gasto social asociado a combatir este problema asciende, como mínimo, al 10% del PIB. Frente a ellos, países como Grecia, Irlanda, Italia, Portugal o España, destinan un porcentaje bajo de sus presupuestos a gastos sociales y además, estas partidas no son eficaces para proteger a las familias con rentas bajas y a que normalmente se concentran en individuos de 50 años o más, según el informe.

Según Unicef, las razones de la pobreza infantil en el primer mundo son múltiples. La mala redistribución de la bonanza económica, el endurecimiento del mercado laboral, la anemia de determinadas políticas sociales, la feminización de la pobreza, el cambio en las estructuras sociales, la progresiva desaparición de la red de apoyo familiar o el aumento del número de menores no acompañados son factores determinantes.

COMENTARIO DE PRODENI

No cabe duda que el informe de UNICEF supone un importante varapalo para las pretensiones de nuestra Administración (Central y Autonómicas) de que en España se está actuando correctamente en políticas sociales para la infancia. Más de 1 millón de niños carecen en nuestro país de medios básicos para subsistir con dignidad, o lo que es lo mismo, viven en la pobreza, y eso a pesar de que en  los informes de España a la Comisión de seguimiento de la Convención de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas se suele ocultar el problema bajo una alfombra de datos y actuaciones de diverso tipo ajenos a esta cuestión.

Ya lo sabemos. En España hay niños y niñas (más de 1 millón) que carecen de medios básicos, en familias necesitadas de ayuda a las que el sistema margina en todas las comunidades autónomas. Y sabemos también que en vez de políticas sociales de apoyo lo que suelen caer sobre no pocas de estas familias son medidas de excepción, como por ejemplo, la retirada de los hijos y su internamiento en centros, o su entrega a otras familias, castigando a los progenitores a perderlos definitivamente al no procurarles los medios de su propia recuperación. No se protege a los niños y a las niñas retirándolos de sus familias cuando el origen del problema radica en la falta de ayuda que reciben y en la inexistencia de eficaces planes de prevención. A los hijos se les protege ayudando y protegiendo a las familias, y tal como el informe que se acaba de publicar dice, en España más de 1 millón de niños y niñas están desprotegidos de la Administración, principal responsable, y no los padres, de la situación de abandono que padecen.

Desde la asociación PRODENI venimos insistiendo desde hace años en la necesidad de una acción solidaria del Estado hacia la infancia, con planes y actuaciones concretas, pues ese más de un millón de niños y niñas que viven en la pobreza son las víctimas inocentes de un particular “terrorismo” que les afecta profundamente. Lo prioritario es reconocer el problema y hasta ahora no se quiso aceptar la pobreza en España en grados tan extremos. No estamos nada convencidos que el informe de UNICEF vaya a cambiar las cosas, pero al menos es un aldabonazo en las conciencias de nuestros políticos y gestores, que sirve como argumento para seguir insistiendo en nuestras propuestas. Los puntos 9 y 11 de la lista de 39 propuestas de PRODENI a favor de la infancia (en esta misma página web) recobran plena actualidad.

 9.- Que en los presupuestos de las diferentes Administraciones se conceda prioridad a las inversiones en el sector infancia.

El principio universalmente admitido de "los niños primero", debe ser una realidad ineludible en la plasmación de los presupuestos económicos de las diferentes Administraciones, especialmente en los aspectos dirigidos a combatir las desigualdades y la discriminación. Los Grupos Políticos tienen que implicarse más, priorizando, sobre otros, los gastos destinados al sector infancia.

11.- Que se cree un Fondo Especial para la Infancia con los beneficio de la Lotería del Niño (6 de Enero), en apoyo a la lucha contra la pobreza y la marginación.

El "Sorteo del Niño" de la Lotería Nacional, tuvo su origen en 1889, para procurar medios al Hospital del Niño Jesús, de Madrid, pero Hacienda no entregó un solo céntimo, quedándose, desde entonces, con todos los productos de tales sorteos.

Entendemos que se trata de una deuda histórica que, al menos, debiera corregirse devolviendo el sorteo a su origen. Sus beneficios debieran ser destinados a un Fondo Especial destinado a programas en favor de la infancia más necesitada de este país. Téngase en cuenta que son muchos millones de euros los que se recaudan en cada sorteo, lo que ayudaría a resolver  las desigualdades y la pobreza.