PRODENI

Ir a la Página principal

 

TEINTERESA.ES

Explotación infantil

Si ves a un niño mendigando, denúncialo

  • La Policía acude al lugar, identifica al menor y al adulto y, si procede, deriva el caso a la Fiscalía de Menores o al GRUME.

  • En España, el Código Penal establece penas de entre seis meses y un año de cárcel para quienes utilicen a niños como mendigos.

  • Si ves a un niño ejerciendo la mendicidad, denúncialo.
 

Huelga decir que cualquier ciudadano que vea que se está cometiendo un delito tiene la obligación moral de llamar a la Policía. Más aún cuando lo que ve es un menor ejerciendo la mendicidad acompañado por un adulto. En ese caso, cuando la Policía recibe la llamada, se pone en marcha hacia el lugar donde le ha dicho el denunciante y, si tiene suerte y llega antes de que el adulto y el niño se hayan ido, activa un protocolo para averiguar lo que está pasando.

En primer lugar, identifica al menor y al adulto que le acompaña. Después, hace un parte de intervención contando lo que está sucediendo y, en función de cómo hayan sucedido los hechos, traslada el caso a la Fiscalía de Menores o a la GRUME (Grupo de Menores de la Policía Nacional). Una vez que el caso está en cualquiera de estos dos organismos, se indaga sobre el menor, pero sobre todo, sobre el adulto. Esto es comprueban si tiene antecedentes, si está buscado por la Policía, si el menor es su hijo, etc. y, dependiendo de lo que encuentren así se procederá a actuar.

En España está prohibido utilizar a un menor para ejercer la mendicidad. Lo tipifica como delito el artículo 232 de la Ley 10/1995 de 23 de noviembre del Código Penal. En la sección 3ª, la dedicada al abandono de familia, menores e incapacidad, capítulo III, "De los delitos contra los derechos y deberes familiares". En este artículo se establece que quienes utilicen o presten a menores de edad o incapaces para la práctica de la mendicidad, incluso si ésta es encubierta, serán castigados con la pena de prisión de seis meses a un año.