PRODENI

Ir a Página principal

 

TENGO DERECHOS 

PERO NO LOS CONOZCO

 CAMPAÑA EN DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS Y NIÑAS BAJO TUTELA ADMINISTRATIVA. 

            Andalucía, Octubre 2008.

 

 

Hace tiempo PRODENI viene advirtiendo que el sistema de Protección de Menores de la Junta de Andalucía excluye a los niños y niñas bajo tutela administrativa del conocimiento de sus derechos, y eso a pesar de leyes como la Convención de los Derechos del Niño (ONU 1989, España 1990); Convención Europea del Ejercicio de los Derechos del Niño (Enero de 1996) Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor 1/96 de 15 de Enero de modificación del Código Civil; y en Andalucía la Ley de Derechos y Atención al Menor 1/98 de 20 de Abril - y posterior normativa sobre menores tutelados y acogimiento residencial, que luego se dirá.

 Todas ellas coinciden en afirmar el papel activo y participativo de los niños y niñas en las cuestiones que les afecten; en que son personas, sujetos y titulares de derechos, y en la obligación de los estados y administraciones en velar y garantizar la efectividad de los mismos. Sin embargo, a lo largo de estos años, ninguno de los menores bajo tutela administrativa de la Junta de Andalucía, o aquellos que en alguna ocasión lo habían estado, y con los cuales hemos tenido la oportunidad de hablar, conocía la existencia de la Convención de los Derechos del Niño, ni su derecho a ser escuchados por las instituciones. Es así que ni siquiera sabían que podían dirigirse al Fiscal del Menor o al Defensor del Menor – Defensor del Pueblo Andaluz.

 Tal actitud de no informar de los derechos a los niños y niñas bajo tutela administrativa, es general en el sistema de Protección de Menores (centros, pisos de acogida, programas de acogimiento…) pero también detectamos una notable e inexplicable despreocupación en los equipos técnicos, como si no fuera vital e importante que los menores tutelados estén informados, o, como si las leyes y normativas no estuvieran ahí para garantizarlo.

 En diversas ocasiones nos hemos dirigido a la Entidad Pública, e, incluso, al Parlamento de Andalucía, pues no cabe duda que los niños y niñas bajo tutela administrativa proceden de ambientes y circunstancias en los que el conocimiento y disfrute de derechos suele brillar por su ausencia y que, por lo mismo, en el diseño de estrategias y en el diario trabajo con los menores se debería tener muy en cuenta a fin de asegurarles la mejor recuperación e integración familiar y/o social.

 La campaña “TENGO DERECHOS PERO NO LOS CONOZCO” pretende poner sobre la mesa una realidad que no queremos se oculte por más tiempo: Los niños y niñas tutelados por la Administración los desconocen; y al ser privados de dicho conocimiento quedan incapacitados como sujetos de derecho, deviniendo en meros objetos de protección., bajo una suerte de despotismo ilustrado institucional (todo para el niño pero sin el niño) que pervierte y degrada la finalidad del sistema.

 Los responsables políticos e institucionales deben garantizar que los menores reciban información reglada y sistematizada de sus derechos y que tengan a mano, allí donde se encuentren, carteles, dípticos, folletos… en los que se les informe, pues como dice la L.O. 1/96 de Protección Jurídica del Menor (exposición de motivos) son “sujetos activos, participativos y creativos, con capacidad de modificar su propio medio personal y social; de participar en la búsqueda y satisfacción de sus necesidades…”.

 En Andalucía, la esquizofrenia que refleja el sistema de Protección de Menores es impresionante, pues por un lado se cubre las espaldas con una legislación plenamente garantista de los derechos del niño,  y por otro actúa como si no existiera.

 A tal efecto destacamos el Decreto 42/2002, de 12 de Febrero, de la Junta de Andalucía sobre el régimen de desamparo, tutela y guarda administrativa, que en su artículo 17. 4,  dice:

 “La Administración de la Junta de Andalucía, en colaboración con la Fiscalía y el Defensor del Menor de Andalucía, pondrá a disposición de los menores sujetos a medidas de protección, los medios adecuados para que puedan plantear directamente ante aquellos sus problemas y necesidades, o presentar, en su caso, las quejas y reclamaciones que consideren conveniente para la defensa de sus derechos.”  

Y si bien se observa la clara disposición de la Administración, que no da lugar a medias tintas, ninguno de los menores que hemos consultado ha oído jamás algo parecido al contenido de ese artículo, y ni siquiera conocen la existencia de la Convención de los Derechos del Niño.  ¿Cómo quiere el legislador andaluz y la consejería de turno que los menores tutelados se beneficien del artículo 17.4 si nadie les informa de su existencia? No nos cabe duda de que aquí se está jugando al trile con los menores: Se les escamotea con una mano lo que se les ofrece con la otra.

Queremos recordar y poner como ejemplo lo sucedido en la provincia de Córdoba a primeros de Julio de 2008, sobre el caso de las 5 chicas de 15 años que se fugaron de un centro terapéutico de acogida de menores en la localidad de Hornachuelos, regentado por la Fundación Arco Iris bajo cobertura de la Junta de Andalucía, y que denunciaron ante la Guardia Civil haber sido maltratadas por educadores, presentando partes de lesiones emitidos en el Centro de Salud al que acudieron tras su fuga (ver noticias en la web de PRODENI)  Y nos preguntamos ¿Qué información habían recibido esas chicas de la institución de Menores acerca de cómo actuar para reclamar o quejarse (art. 17.4  del Decreto…)?  Evidentemente ninguna, porque de otro modo bastaría con que comunicaran que querían quejarse o denunciar ante el Fiscal o ante el Defensor del Menor, o ante ambos, para que la Administración dispusiese de inmediato los medios adecuados a tal fin, sin necesidad alguna de fugarse. Lo dijo una de las chicas que se puso en contacto con PRODENI: “Nadie nos informó de nuestros derechos.”

 El caso de Córdoba fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de quienes estamos en PRODENI, y nos impulsó a iniciar la presente campaña de apoyo a los derechos de los menores tutelados por la Administración, con el lema: “TENGO DERECHOS PERO NO LOS CONOZCO”, claramente manifiesto en la imagen que lo ilustra, donde un niño con la espalda desnuda, mirando a una pared vacía, simboliza la impotencia, desolación y abandono de quien carece de afecto y se le niega información.

 Esa desolación y abandono es la que sufren muchos de los miles de niños y niñas tutelados por la Administración Andaluza, pues de los 7.500 menores con medidas de protección, 3.100 de ellos están en centros y en pisos de acogida, y son, preferentemente, el objeto de esta campaña.

 

Artículo 42 de la Convención de los Derechos del Niño (New York 1989, España 1990)

 “Los Estados Partes se comprometen a dar a conocer ampliamente los principios y disposiciones de la Convención por medios eficaces y apropiados, tanto a los adultos como a los niños”.