Últimas noticias de actualidad, mundo, comunidades autónomas, sociedad en el confidencial.com


IVÁN GIL
 
24.12.2013
 

El niño pastor que superó una parálisis cerebral cuidando ovejas

Arthur Jones, el niño de dos años que ha logrado salir adelante gracias a su vínculo con las ovejas. (Bnps)

Arthur Jones, el niño de dos años que ha logrado salir adelante gracias a su vínculo con las ovejas. (Bnps

Arthur Jones se ha convertido en el pastor más joven del Reino Unido, y uno de los más premiados, con tan sólo dos años. Su historia no pasaría de la mera anécdota si no fuese porque nació con una parálisis cerebral y ha sido precisamente el contacto con las ovejas, a las que alimenta y cuida cada día, lo que le ha permitido realizar rápidos avances que incluso han sorprendido a sus médicos.

Su abuela, propietaria de una granja de ovejas, fue quien se empeñó en inculcarle la profesión al pequeño desde que le regaló un cordero pocos meses después de que naciera. Hoy cuenta ya con un rebaño de ochenta ovejas que no descuida ni un minuto. Cuando nació, los médicos dijeron a su familia que, en el mejor de los casos, no caminaría hasta los cuatro años, pero gracias al vínculo que ha establecido con los animales ya ha comenzado a dar sus primeros pasos.

Las terapias asistidas con animales son un recurso habitual para tratar a pacientes con discapacidad, alzhéimer o autismo, así como para rehabilitar a personas con diferentes adicciones. Sin embargo, los beneficios que ha proporcionado a Jones han superado todas las expectativas.

Su abuela explicó al diario británico Daily Mail que su intención no era terapéutica, sino que simplemente quería que el pequeño siguiese la tradición familiar. Sin embargo, ahora es consciente de todo lo que le ha ayudado el fuerte vínculo que Jones tiene con su rebaño. Además de comenzar a andar dos años antes de lo previsto, la abuela del joven pastor asegura que también ha mejorado sus capacidades anímicas y su sociabilidad.

La tradición familiar como aliada terapéutica

Las posibilidades terapéuticas de los animales han sido ampliamente demostradas, pero lo más habitual es que se utilicen caballos o perros. Estos últimos tienen una función física, social y anímica en lo que a psicoterapia infantil se refiere. Los beneficios físicos se centran en que reducen la presión arterial y fortalecen los músculos. En el plano social facilitan la interacción con otras personas y estimulan el diálogo. Finalmente, desde el punto de vista anímico ayudan a disminuir la ansiedad y el estrés y a superar cuadros depresivos. Ahora está claro que las ovejas también sirven para este cometido.

En este sorprendente caso, se ha demostrado que las ovejas, al igual que los perros, adoptan una actitud afectiva de gran apego hacia las personas, sobre todo hacia las de menor edad como sucede con Jones. Por otra parte, los especialistas explican que también fomentan la amistad entre los dueños y la responsabilidad de su cuidado en los niños.

Las ovejas han sido el sustento de la familia de Jones durante cinco generaciones, y ahora también se han convertido en sus mejores aliados contra la enfermedad del pequeño Jones. Sólo queda esperar a que crezca para saber si, como todo apunta, lleva el pastoreo en la sangre y decide continuar con la tradición familiar.