Logotipo ProdeniPRODENI
                                                                                                                                         Ir a Página principal

 

El País

https://elpais.com/ciencia/2020-12-11/por-que-los-ninos-contagian-menos-se-infectan-menos-y-sufren-menos-la-covid.html

¿Por qué los niños contagian menos, se infectan menos y sufren menos la covid?

Las investigaciones señalan a una respuesta más rápida y eficaz del sistema inmune como causa de la menor incidencia de la pandemia entre los menores

Alumnos del colegio López Ferreiro de Santiago de Compostela asisten a las primeras clases el pasado septiembre.Óscar Corral

Raúl Limón

11 de diciembre 2020

Los niños ni son supercontagiadores de la covid ni se infectan en la misma proporción que los adultos ni, cuando sufren la enfermedad, padecen los mismos efectos devastadores que los mayores. En la mayoría de los casos, ni siquiera dan positivo en las pruebas PCR, pese a ser portadores. ¿Por qué? “La respuesta no es simple ni hay una única razón, pero es evidente que es así”, explica Jesús Rodríguez Baño, investigador, profesor de Medicina de la Universidad de Sevilla y jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Virgen Macarena. Un artículo en Nature repasa las causas de esta mayor protección de los menores.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), de los casos diagnosticados de covid, el 1,2% se corresponde con menores de cuatro años; el 2,5%, con niños entre cuatro y 14 años; y el 9,6%, con los jóvenes de entre 15 y 24 años. Por el contrario, el 64% de infecciones detectadas se han producido en personas de entre 25 y 64 años y algo más del 22% en mayores de esta última edad.

Una de las explicaciones para esta desproporción en la incidencia se encuentra, según Rodríguez Baño, en la respuesta innata del sistema inmune. Con este sistema de defensa se nace y permite proteger al cuerpo de las infecciones. Es la primera línea de respuesta del cuerpo ante un patógeno. “Es posible que en el caso de los niños sea más eficaz y rápida la respuesta. Esta es muy importante para evitar la replicación viral inicial”, advierte el investigador del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBiS) y miembro de la Red Española de Investigación en Patología Infecciosa (REIPI). Una sola partícula viral de SARS-CoV-2 puede hacer hasta 100.000 copias de sí misma en apenas 24 horas.


En los mayores se produce un efecto llamado inmunosenescencia, el deterioro progresivo del sistema inmunitario con la edad

 

A partir de esa primera línea de defensa se genera la inmunidad adquirida, lo que implica la generación de linfocitos de memoria capaces de volver a detectar la infección pasado el tiempo y reactivar los mecanismos de protección. En los mayores, sin embargo, se produce un efecto llamado inmunosenescencia, el deterioro progresivo del sistema con la edad. “Esta inmunidad adquirida también es clave; es la que genera la vacuna. La innata es muy importante al principio, pero la adquirida es la que remata la faena”, simplifica Rodríguez Baño para explicar el proceso.

La rápida y eficaz respuesta del recién estrenado sistema inmune de los pequeños evita la replicación del virus y puede explicar por qué muchos de ellos dan negativo en la prueba PCR. Un artículo en Nature Communications revela un caso particular que lo muestra: tres niños menores de diez años de la misma familia desarrollaron anticuerpos y dos de ellos experimentaron síntomas leves, pero ninguno dio positivo en la prueba PCR tras 11 test durante 28 días. Por el contrario, sus padres fueron positivos desde el primer momento.

La sintomatología leve es otro de los aspectos que investigan los científicos. El estudio Kids Corona del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona sobre 411 familias con un total de 724 niños y niñas con al menos un progenitor con covid mostró que más del 99% de los menores no mostraba síntomas o estos eran poco relevantes. Mientras un 33,8% de los adultos de este estudio presentaba carga viral en la nasofaringe un mes después; esta circunstancia solo se daba en un 11,9% de los niños.

 

Los niños producen anticuerpos especialmente dirigidos a las proteínas de las espículas del coronavirus, las que permiten la infección y la replicación viral

 

La explicación, reflejada en una investigación publicada en Nature immunology sobre 32 adultos y 47 menores de 18 años, es que los niños producen anticuerpos especialmente dirigidos a las proteínas de las espículas del coronavirus, las que permiten la infección y la replicación viral.

Otra de las razones analizadas para determinar la mayor protección de los niños en la pandemia es la presencia de menos receptores ACE2, una proteína humana fundamental para la infección por coronavirus. Un trabajo publicado en Science refleja cómo la espícula del patógeno utiliza la ACE2 para encajarse en la célula humana e introducir su material genético. La célula, que puede tener mayor debilidad en los adultos, según explica Rodríguez Baño, confunde el ARN viral con el propio y facilita la replicación. “Por causas que no conocemos, ya que medirlos no es fácil, los niños tienen menos receptores ACE2. Si tienes 1.000 receptores se facilita la infección a 1.000 virus. Si tienes 10, las posibilidades son menores”, ejemplifica el investigador.

Una última causa del escudo infantil puede ser la inmunidad cruzada, la generada por otros coronavirus menos agresivos y que tienen especial incidencia en los niños. Sin embargo, Rodríguez Baño advierte de que esta hipótesis es muy controvertida y no hay datos concluyentes.

Normalidad escolar

En cualquier caso, sobre lo que sí hay evidencias es de la menor incidencia de la covid entre los menores, una circunstancia que ha disipado los temores sobre la vuelta al colegio de los niños, que se percibió en un principio como un riesgo para la población. Un reciente trabajo mostró que solo 86 de 1.081 casos de pacientes pediátricos de covid analizados entre el 1 de julio y el 31 de octubre fueron transmisores de la infección al resto de su familia, según el estudio Covid pediátrico en Cataluña.

Otra investigación publicada esta semana en The Lancet Infectious Diseases refuerza esta realidad. “Las infecciones y brotes fueron poco frecuentes en entornos educativos después de que reabrieran tras las vacaciones de verano”, afirma en el estudio Shamez Ladhani, uno de los autores y médico de Salud Pública de Inglaterra, cuyos datos han servido para realizar el trabajo.


Los casos de contagio en escolares han estado más relacionados con la tasa de contagio regional, el tamaño y la densidad de la población en la que conviven que con su actividad educativa

 

Los investigadores, tras el análisis estadístico, afirman que los casos de covid en escolares han estado más relacionados con la tasa de contagio regional, el tamaño y la densidad de la población en la que conviven que con su actividad educativa.

En el estudio realizado en el Reino Unido, pero que los autores consideran significativo para otros países, las tasas de infección y brotes de covid fueron muy bajos en todos los entornos educativos, con 113 casos individuales. Estos incluyeron 55 (49%) niños y 58 (51%) docentes o personal laboral de los centros. La mayoría (61%) se registró en escuelas de primaria.

Las tasas de infección fueron más altas en el personal que en los estudiantes, con 27 casos por cada 100.000 por día, en comparación con los 18 registrados en niños de escuelas infantiles, los seis de estudiantes de primaria y los 6,8 de alumnos de secundaria.


“El virus se extendió con mayor frecuencia entre el personal, mientras que la transmisión de estudiante a estudiante fue poco frecuente”

 

“El virus se extendió con mayor frecuencia entre el personal, mientras que la transmisión de estudiante a estudiante fue poco frecuente”, advierte el trabajo. “La dirección probable de la transmisión fue entre el personal en 26 brotes, del personal al estudiante en ocho, del estudiante al personal en 16 casos y entre estudiantes, solo en cinco”, concluye el estudio.

José Luis Gómez, profesor en una escuela de primaria del Aljarafe sevillano, confirma la baja incidencia del coronavirus entre los estudiantes también en España, ratificada por el Ministerio de Educación. Según los datos ofrecidos hace un mes, el número de aulas en cuarentena ha sido hasta la fecha del estudio de 6.469, el 1,67% del total del sistema educativo español.

Este docente advierte de que la biología, la mejor respuesta del sistema inmunitario de los menores, puede ser una explicación, pero también señala como causa el buen comportamiento de la comunidad escolar. “Nos lo hemos tomado muy en serio y seguimos a rajatabla las recomendaciones. A veces no es fácil y las clases presenciales alternas están suponiendo un lastre, pero hemos contenido la propagación del virus en las aulas y eso es gracias a profesores, personal y alumnos”, afirma.