PRODENI

Ir a la Página principal

 

Medicina.tv

11/04/2000

Prodeni insiste al Gobierno para que autorice la aplicación de derivados del cannabis a un menor con un tumor cerebral

 

CÁDIZ, 11

El presidente de la Asociación Pro-Derechos del Niño y la Niña (Prodeni), José Luis Calvo, instó hoy desde La Línea (Cádiz) al Ministerio de Sanidad a que autorice la aplicación de un tratamiento experimental con derivados del cannabis para intentar salvar la vida de un joven linense de 16 años, Miguel Angel P., que se encuentra en fase terminal a causa de un tumor cerebral.

Este colectivo volvió a insistir en la necesidad de que este tratamiento, que de momento ha obtenido resultados positivos en ensayos realizados en ratas de laboratorio, sea aplicado en humanos ante la posibilidad de que pudiera ayudar a aminorar los efectos de enfermedades como la de Miguel Angel.

Calvo afirmó que al igual que este menor existen más de 50 casos similares de personas que en España están dispuestos a someterse a este tratamiento. "Ya que estas criaturas están a punto de fracasar en sus vidas, qué menos que se intente ya que hay neurocirujanos que están dispuestos a aplicar ese tratamiento, sobre el que distintos científicos aseguran que pueden conllevar posibilidades para ellos", apuntó.

Por su parte, el representante de Prodeni en el Campo de Gibraltar, Juan José Uceda, afirmó que en otros países se están aplicando tratamientos similares con derivados del cannabis para enfermedades como la de Miguel Angel u otro tipo. "De hecho, hoy mismo hemos visto en la televisión que Michael J.Fox, que padece Parkinson, recibirá este tipo de tratamiento con carácter experimental y nosotros deseamos lo mismo para Miguel", añadió Uceda.

La posible aplicación de uno de los principios activos de la marihuana, concretamente el THC, para inducir la apoptosis (muerte) en algunas células tumorales del cerebro, es fruto de un intenso trabajo de investigación llevado a cabo por científicos españoles durante años con ratas de laboratorio.

Un tercio de las ratas tratadas con esta terapia se curaron completamente del tumor, otro tercio aumentó su supervivencia de forma considerable y el resto no respondió al tratamiento. Sin embargo, los autores de esta investigación han resaltado en varias ocasiones que esta terapia se encuentra aún en fase experimental y no se plantea su aplicación clínica a corto plazo.

Igualmente, han advertido que los tumores cerebrales analizados en la investigación fueron inducidos de una manera determinada para experimentar con ellos, mientras que los de las personas son espontáneos, el grado de variabilidad de las células tumorales es muy elevado y su erradicación es más compleja.

Por último, también hay que tener en cuenta que el sistema inmune de las ratas es más fuerte que el de las personas, algo de especial relevancia puesto que en los estudios realizados se ha detectado que este sistema juega un destacado papel a la hora de erradicar definitivamente los tumores.