PRODENI

Ir a la Página principal

 

El País

https://elpais.com/politica/2018/07/17/actualidad/1531837788_430886.html

 

Detenido un educador del centro de menores de Melilla acusado de apuñalar a uno de los chicos

La agresión desató un auténtico motín, pero los empleados de La Purísima informaron en un principio que el adolescente había sido herido en la calle

Un grupo de niños saluda desde el centro de menores de La Purísima, en Melilla, un antiguo fuerte militar.

Un grupo de niños saluda desde el centro de menores de La Purísima, en Melilla, un antiguo fuerte militar. Antonio Ruiz


Un nuevo incidente vuelve a poner en tela de juicio el polémico centro de acogida de menores de La Purísima, en Melilla, y los criterios de selección del personal que atiende a los niños migrantes que llegan solos a la ciudad autónoma. Un educador del centro fue detenido la semana pasada acusado de apuñalar a uno de los chicos internos y causarle heridas en la espalda y en un glúteo en el transcurso de una discusión, según consta en la resolución judicial. La agresión, tal como figura en el relato indiciario recogido en el documento, se produjo la noche del pasado 16 de junio cuando el empleado intervino en una pelea entre varios adolescentes en el patio del módulo de primera acogida. En el intento de separarles habría acabado agrediendo a uno de ellos con al menos dos puñaladas, hasta que fue bloqueado por los vigilantes de seguridad.

El suceso es confuso y ha tardado en salir a la luz porque inicialmente fue encubierto por dos empleados de seguridad del centro, que en un principio informaron en su parte de incidencias que el menor llegó herido de la calle y decidieron llamar a una ambulancia. Han declarado que actuaron así en un primer momento por temor a la reacción del educador bajo sospecha. El chico fue atendido en un servicio de urgencias con puntos de sutura. No obstante, la investigación posterior de la Guardia Civil y las primeras tomas de declaraciones indicaron a uno de los educadores como presunto autor de la agresión.

Según los testimonios recogidos por la Guardia Civil, que constan en la causa, tras la agresión el chico salió del centro pero cayó desplomado al suelo a los pocos metros. Miembros del personal intentaron entonces trasladarlo en coche a un hospital, ante la demora de la ambulancia, pero se originó un auténtico motín en las puertas del centro. Una docena de chicos, amigos de la víctima, impidieron el paso del vehículo y quisieron atacar al educador sospechoso de la agresión, hasta el punto de que los empleados se vieron obligados a cerrar el acceso para protegerse y llamar a la Guardia Civil, mientras los menores aporreaban la puerta.La llegada de los agentes calmó la situación.