PRODENI

Ir a la Página principal

 

 

COMUNICADO DE PRODENI

20 DE NOVIEMBRE 2018 ( DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS DEL NIÑO Y DE LA NIÑA )

Hoy, Día Internacional de los Derechos del Niño y de la Niña, desde nuestra Asociación Prodeni queremos denunciar que hay muchos de estos derechos que no se están cumpliendo, por dejadez tanto de los gobernantes que tienen el poder en sus manos para enmendar muchas de las situaciones injustas que se dan a diario, como la sociedad de a pie, que tendemos a mirar hacia otro lado a o a centrarnos tan sólo en nuestros propios problemas.

Según la Declaración de los Derechos de los Niños y las Niñas, éstos serán reconocidos a todos los menores sin excepción alguna ni distinción o discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea de los propios niños o niñas o de sus familias.

Así mismo, el niño y la niña gozarán de una protección especial y dispondrán de oportunidades y servicios, dispensado todo ello por ley y por otros medios, para que puedan desarrollarse física, mental, moral, espiritual y socialmente en forma saludable y normal, así como en condiciones de libertad y dignidad. Al promulgar leyes con este fin, la consideración fundamental a que ese atenderá será el interés superior del niño y de la niña.

Desde PRODENI creemos que el Derecho a la Convivencia no se está respetando, y esto se acentúa cuando las familias son más desfavorecidas, que no encuentran apoyos para atender las necesidades de sus hijos e hijas cuando éstos sufren cualquier tipo de deficiencia, por no hablar de la integración de estos menores en todos los ámbitos. Y actualmente, donde más se lesionan éste y todos los derechos es en el caso de los menores inmigrantes que están muriendo al intentar llegar a países como el nuestro en busca de un techo donde poder crecer y desarrollarse con sus necesidades básicas cubierta. Y los que consiguen salir de la miseria en la que sobreviven en sus países de origen, son alojados en centros donde son abandonados a su suerte ( por los intereses económicos que se mueven alrededor de aquellos que los gestionan ).

Y no podemos olvidarnos tampoco de tantos niños y niñas que se agolpan en los campos de refugiados junto a sus padres y madres ( en el mejor de los casos ) o solitos, sin nadie que los acompañe, teniendo que enfrentarse a diario al hambre, al frío, a la falta de asistencia sanitaria y a no tener acceso a la educación.

Eduquemos a nuestros pequeños y pequeñas para convivir de forma solidaria y no violenta, tanto en las familias como en las instituciones y dejaremos de observar como a nuestro alrededor, el horror golpea la inocencia.

¡¡ Basta ya de niños y niñas muertos en las playas, de centros de menores sin la asistencia adecuada y de menores en centros de refugiados !!