PRODENI

Ir a la Página principal

 

https://www.diariosur.es/elecciones/andaluzas/ninos-votan-20181121233919-nt.html

 

Opinión  

Los niños que votan

No quiero pensar que el resurgimiento de la ultraderecha xenófoba y racista los haya hecho enmudecer para no perder votos

Opinión | Los niños que votan

EFE

MARIA DOLORES TORTOSA 
Miércoles, 21 noviembre 2018
 

Algunos temas quedaron fuera del debate en Canal Sur entre los cuatro candidatos con escaño en el Parlamento. Entre ellos me sorprendió la elusión del fenómeno migratorio, que tanto afecta a numerosas poblaciones y puertos de la costa andaluza, entre ellos el de Málaga, colapsados por la llegada masiva de africanos sin visado y sin capacidad ni medios para atenderlos. Entre ellos más de un millar de menores no acompañados, los MENA, que pasan a ser tutelados por la Junta en el momento en que pisan Andalucía. Y no fue porque la moderadora, Mabel Mata, no invitara a ir más allá de sanidad y dependencia en el segundo de los bloques. Y tampoco porque la migración no esté dando titulares. El arranque de la campaña ha coincidido con un goteo de cadáveres de los jóvenes marroquíes que naufragaron en una patera hace dos semanas. Hay 20 cuerpos sin vida esperando en la morgue de Barbate a ser trasladados a sus pueblos del norte de África. Los amigos y familiares han mandado incluso vídeos con sus rostros y nombres. Son jóvenes por los que nadie ha doblado las campanas ni ha declarado días de luto. Nuestros candidatos, ni mu. No quiero pensar que el resurgimiento de la ultraderecha xenófoba y racista los haya hecho enmudecer para no perder votos.

Coincide este silencio vergonzante con el vídeo de la organización Save The Children de lo que opinan los niños sobre las elecciones andaluzas. Varios responden a grandes problemas con soluciones sencillas. Aconsejan que los políticos den trabajo y vivienda a los padres para acabar con la pobreza infantil y confiesan que les asusta la violencia en las calles. Sobre los MENA responden con absoluta lógica: Deben quedarse y que las familias andaluzas los acojan y les integren en sus vidas. Los niños no votan ni tienen másteres, pero dan lecciones magistrales.