PRODENI

Ir a la Página principal

 

El Nuevo Herald / En Familia
 
Publicado el miércoles, 04.02.14

La importancia de defender los derechos de los niños

 

El programa Guardian Ad Litem defiende los derechos de los niños víctimas de abuso, abandono y negligencia. Cortesía / Programa GAL

Isabel Olmos

Especial/El Nuevo Herald. Miami.

El programa Guardian Ad Litem del 11no Circuito Judicial (GAL) está en busca de voluntarios, tutores y defensores de los derechos de los niños víctimas de abuso, abandono y negligencia. Los interesados están invitados al Segundo Picnic Anual de Concientización sobre el Maltrato Infantil, el 6 de abril, en el Tropical Park.

Más de 3,000 niños y jóvenes dependen de la ayuda del Condado de Miami-Dade y cada día más de 1,400 niños necesitan tener voz en las cortes, según datos facilitados por el programa GAL, que forma parte de la red nacional de organizaciones de defensa bajo el amparo de la Asociación Nacional de Defensores Especiales Designados por las Cortes (NCASAA, National Court Appointed Special Advocate Association).

Unos 500 custodios voluntarios, conocidos como Guardians ad Litem, atienden al 65 por ciento de estos niños en Miami-Dade. Sin embargo, el 35 por ciento restante todavía no cuentan con un tutor-defensor que los represente. “El objetivo de este año es representar al 100 por ciento de los niños, que ninguno se quede sin representación, pero para ello necesitamos voluntarios”, asegura Becky Gil, directora auxiliar del programa.

“Desde el último trimestre del año pasado empezaron a subir los casos de los niños que necesitan ayuda en Miami-Dade dentro del sistema. Homestead es una de las zonas en las que el número de casas está aumentando considerablemente y necesitamos más voluntarios en la zona”, informa la asistente del director, con 21 años de experiencia en el programa.

“La mayor parte de los niños que entran al sistema están en casas de crianza, los foster homes. Vienen del norte, Miami Gardens y Opa-locka, o del sur, Homestead, Perrine, Cutler Ridge, Florida City”, explica Gil.

Para reclutar voluntarios en el Condado de Miami Dade, el programa GAL, una organización de voluntarios que lucha por los mejores intereses de los niños abusados, abandonados y descuidados en los tribunales desde 1981, celebra el picnic de concienciación en el Tropical Park.

“Calculamos que asistirán unas 150 personas”, asegura Gil. “Es un evento para que toda la familia pueda disfrutar con diversas actividades para los niños como un balloon house o pinturas de rostro. Es un día de concienciación contra el abuso infantil”.

“El abuso infantil es desgraciadamente un ciclo que hay que romper; se trata de cambiar la mentalidad”, insiste Gil. “Obviamente el abuso de las drogas tiene mucho que ver en el abuso infantil. Así que si no solucionamos el problema desde la raíz, eso va a seguir porque es lo que han aprendido los niños”.

Los voluntarios o guardianes del GAL son la voz de estos niños abusados, abandonados o descuidados en el tribunal de menores. Forman un gran equipo compuesto por voluntarios, supervisores y abogados. “Nosotros somos los ojos y los oídos del juez, y somos neutrales; solo recomendamos lo que es mejor para el niño”, explica la directora adjunta del programa.

Se ha demostrado que los niños atendidos por los voluntarios del GAL tienen la mitad de posibilidades de languidecer en hogares de acogida y tienen dos veces más posibilidades de encontrar un lugar seguro con armonía en el que puedan prosperar.

El voluntariado pasa primero por un breve entrenamiento de 30 horas de clase, divididas en dos días a la semana.

Las clases son muy detalladas y están centradas en el funcionamiento del sistema legal con este tipo de niños, cuyos padres tienen un caso abierto en la corte. “Se les enseña cuál es su papel como guardián, y cuáles son las responsabilidades”.

“Para ser voluntario es importantísimo entender, hablar y escribir en inglés. No tiene que ser su primera lengua porque tenemos muchos voluntarios y siempre buscamos voluntarios en las minorías: hispanos y haitianos”, insiste.

Un voluntario solo necesita dedicar cinco horas al mes a ayudar a estos niños. “Una vez al mes ven al niño. Se hace una visita a la maestra para conocerla. Y todo lo demás es por teléfono: llamadas a la asistenta social, el juez, etc. Hay casos más delicados que otros. Si el niño tiene un problema médico, el guardián consulta con su pediatra”, relata Gil.

“Necesitamos más voluntarios para asistirlos a todos y cada uno de ellos”, concluye Gil.• 

Para información visite www.weareguardians.org o contacte a Patricia Abaroa al (786) 469-3864 o Patricia.Abaroa@gal.fl.gov.

Twitter: @IsabelOlmos
----------------------------------------------------------------------------------------------------------

 
Miami "La ciudad más limpia de los Estados Unidos": Ver en Wikipedia: