PRODENI

Ir a la Página principal

 

ESPECTADOR.COM
Primer sitio multimedia de Uruguay
 

A 25 años de la Convención

Derechos del Niño y "cambios radicales" en visión sobre la infancia

Derechos del Niño y "cambios radicales" en visión sobre la infancia
Lucía Vernazza, oficial de Planificación y Monitoreo y encargada del área de UNICEF Uruguay

Publicado el miércoles 30 de julio del 2014 a las 14:26 hs

En 2014 se cumplen 25 años de la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada por Naciones Unidas en 1989 e implementada en más de 180 países. Contenidos de la norma, su adaptación en Uruguay y avances en la materia, repasó Lucía Vernazza, oficial de Planificación y Monitoreo y encargada del área de UNICEF Uruguay, en diálogo con El Espectador.

“Los Derechos del Niño han estado en el debate histórico de los Derechos Humanos”, apuntó. “De hecho, antes de la Convención sobre los Derechos del Niño hubo tres declaraciones que referían” al asunto, pero que no poseían fuerza vinculante.

Allí reside la fortaleza de la Convención aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1989: “Es uno de los nueve tratados sobre Derechos Humanos, es una norma jurídica y por ello tiene carácter vinculante para los Estados que la ratifican”.

La Convención cuenta con la firma de más de 180 países, entre ellos, Uruguay.

El proceso de confección y el texto final fue producto de “una ardua discusión”. El anteproyecto fue presentado en 1978 y recién en 1989 fue aprobado por Naciones Unidas. “Los Estados del mundo, la sociedad civil, incluso hubo debates en los que participaron representantes de las Iglesias; estuvieron mucho tiempo discutiendo qué iba a contener ese tratado”, repasó.

En caso de detectarse el incumplimiento del tratado, será tarea del comité de seguimiento, previsto en el texto de la norma, actuar y tomar cartas en el asunto.

El Comité Internacional de los Derechos del Niño, integrado por expertos, “revisa los informes que los Estados presentan regularmente”. En caso de que un país desacate lo dispuesto por la Convención, explicó Vernazza, “reciben observaciones y quedan en el foco de la comunidad internacional”.

Según explicó la Oficial de Planificación y Monitoreo de UNICEF, no hay penalizaciones ni embargos: “Sí hay señalamientos y los países quedan expuestos”.

En el plano nacional, Uruguay ratificó la Convención en 1990 y en 2004 “se aprueba el Código del Niño, que lo hace es adecuar, lo máximo posible, la legislación nacional” a lo dispuesto por el tratado.

“Es un cambio radical sobre la visión de los niños que exige ponerse de acuerdo en un montón de cosas”, sostuvo Vernazza. El gran cambio, detalló, se traduce en la transformación de los paradigmas relacionados a la infancia.

“Los niños pasan de ser objeto de caridad y protección a convertirse en sujetos de derecho, de ciudadanía”, aclaró. La Convención innovó en cuanto consideró el interés superior del niño, la autonomía progresiva, el derecho a opinar y a participar. “Cuidamos a los niños porque tienen derecho a ser cuidados, es una obligación, un pacto que la humanidad” selló, indicó.

Es niño, acorde a lo dispuesto por la Convención, el individuo menor de 18 años. Consultada sobre ese punto, Vernazza remarcó que es “tema de debate entre los países (…) igual está salvado por el concepto de autonomía progresiva: lo que define es la dependencia del niño, desde que nace hasta los 18, del adulto; pero sí incluye a los adolescentes”.

En lo que se refiere a difusión y conocimiento de los niños sobre sus derechos, Vernazza manifestó que “los niños saben” y “es como materia curricular en la escuela”. “Hay un avance significativo” en ese sentido, sentenció.

Sobre la importancia de cada uno de los derechos y la perspectiva de trabajo de UNICEF, Vernazza reveló que, en el caso de Uruguay, “el seguimiento es completo y promovemos la Convención”. De todos modos, existen “áreas de intervención particulares”: por ejemplo, lo referido a lo social, lo civil y político.

 

http://www.espectador.com/sociedad/296855/derechos-del-nino-y-cambios-radicales-en-vision-sobre-la-infancia