Logotipo ProdeniPRODENI
                                                                                                                                         Ir a Página principal

 

El País

https://elpais.com/espana/madrid/2020-05-06/ayuso-rectifica-y-busca-el-final-del-servicio-de-comida-rapida-a-ninos-de-familias-pobres.html

 

Ayuso rectifica y busca el final del servicio de comida rápida para niños de familias pobres

La Comunidad mantiene conversaciones con empresas de catering para reanudar el menú ordinario


Berta Ferrero /  Fernando Peinado
6 de mayo 2020

La Comunidad de Madrid mantiene conversaciones para reanudar el menú ordinario para niños de familias con bajas rentas, en lo que supone una marcha atrás a los planes de la presidenta Isabel Díaz Ayuso de mantener la comida rápida hasta final de curso, según ha podido saber EL PAíS. Después de recibir fuertes presiones por el daño a la salud de los menores, la presidenta ha retomado en las últimas horas el contacto con las empresas a las que había rescindido los contratos a mitad de marzo, cuando cerraron los colegios. “Se están explorando alternativas”, han confirmado fuentes de la negociación.

El giro de timón lo anticipaba esta tarde el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, quien anunció en rueda de prensa telemática que el Gobierno regional buscaba retomar “dietas saludables” aunque los colegios sigan cerrados. El vicepresidente del Gobierno central, Pablo Iglesias, intervino a última hora de este miércoles en Twitter con un agradecimiento a Ayuso por “buscar una alternativa sana”.

Señor vicepresidente: una vez que las empresas de cátering pueden trabajar con normalidad, volveremos a los menús ordinarios.

No obstante, las empresas que han colaborado con nosotros, sin su ayuda, no soportaban las calumnias y ataques recibidos por políticos de su ideología. https://t.co/wz6dxQ8lSo

— Isabel Díaz Ayuso (@IdiazAyuso) May 6, 2020

Ayuso no tardó en responder a Iglesias, pero fue más críptica en su tuit. “Señor vicepresidente: una vez que las empresas de cátering pueden trabajar con normalidad, volveremos a los menús ordinarios”, dijo la presidenta madrileña.

Fuentes de la confianza de Ayuso precisaron que este jueves el consejero de Educación, Enrique Ossorio, daría más detalles al respecto. “Estaba previsto. Mañana lo explica el consejero”, dijeron estas fuentes.

La decisión de Ayuso estuvo marcada por la polémica desde el principio. Cuando cerraron los colegios, el Gobierno central creó un fondo con cargo de ayudas destinadas a garantizar el derecho básico de alimentación de niños de familias con Renta Mínima de Inserción, quienes gozan durante el curso de beca comedor. Cada comunidad fue responsable de encontrar un modo de mantener ese servicio, al que tienen derecho en Madrid 11.500 alumnos. Algunas, como Cataluña, Valencia o Canarias optaron por ofrecer una tarjeta monedero; otras, como Andalucía o Castilla la Mancha mantuvieron los contratos con las empresas de catering que dan servicio a los centros escolares. Y Madrid fue la única que optó por contratar los servicios de las empresas de comida rápida.

Desoyendo las advertencias de la comunidad de nutricionistas, Madrid recurrió a Telepizza y Rodilla, a las que paga cinco euros por cada menú. Una semana más tarde se unió Viena Capellanes, una empresa de comida gourmet que incluía platos más saludables pero con un alcance mucho menor que Telepizza. Según reconstruyó este periódico, la Comunidad desatendió una donación de 12.000 plátanos durante tres días a la semana que hubiera enriquecido estos menús.

Ayuso se ha defendido de las críticas de la oposición alegando en la Asamblea regional que a todos los niños les gustan las pizzas. Sus portavoces han dicho hasta esta misma semana que la Comunidad mantendría el contrato hasta final de junio, cuando acabaran las clases.

La semana pasada, el Gobierno central cuestionó la elección que había hecho Ayuso y le advirtió que de no justificar el motivo, el Estado no le reintegraría el dinero por la prestación del servicio. De hecho, por el momento es la única que no ha recibido la transferencia del Gobierno central.